Alkimia: El Último Rol - La comunidad abierta para rolear

¡HOLA!
Vemos que estas disfrutando de los contenidos de nuestro gran foro,
¿Porque no te REGISTRAS y accedes a todas las infinitas posibilidades que este espacio te ofrece?

Juegos, historias, secretos, mística y magia, ¡Explorá éste mundo con nosotros!

Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 13 el Mar 17 Mayo 2016 - 13:53.

Últimos temas

Sondeo

¿Qué votas para el futuro inmediato del Foro?

 
 
 
 

Ver los resultados

Navegación


Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!

Comparte

Rygnis
Administrador
Administrador

Mensajes : 173
Fecha de inscripción : 22/11/2010

Ficha de Personaje
Puntos de Vida:
100/100  (100/100)
Energía:
95/100  (95/100)

Importante Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!

Mensaje por Rygnis el Lun 24 Ago 2015 - 23:20

off: ...

.
.
.

... Creo que hablo en nombre de todos los foristas presentes en esta historia al preguntar

¿Que?

¿mataron a los francosos o a los nipones?

¿Agathe es capitana pirata?

¿Como diablos se levanto la nave? ¿De que otras naves hablan?

¿El shogunado hizo que?

No entiendo nada :lol: :P :wink:

Equivocado
El Primero y el Último
El Primero y el Último

Experiencia50
Mensajes : 367
Puntaje : 541
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 01/01/2010

Ficha de Personaje
Puntos de Vida:
79/95  (79/95)
Energía:
63/115  (63/115)

Importante Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!

Mensaje por Equivocado el Vie 28 Ago 2015 - 10:31

Off: Yo no entendí mucho de las cabezas xD pero supongo que la nave es secretamente una nave bretoñica (recuerden que tienen los contenedores adentro, lo que explicaría cómo se puede alzar aunque hayan quitado los otros globos)

( y también se consideran más rápidas, igual que la "Ailes de la Mort")

La otra opción es que sea una nave especial pirata o que use algún tipo de magia o maldición, lo que explicaría las cabezas, al estilo Perla Negra, lo cual iría con el tema de los piratas xD

De todos modos algo en lo que tú te equivocaste es que Mersault se había ido en la otra nave con Cyprien, y nadie consideró que mi personaje estaría sorprendido de verla ya que había pensado que murió en la batalla con el dragón (?)

___________________________________________________________________


VER GRANDE: Banner Aeromundo Cap. III

Nemo y Mersault eran básicamente prisioneros de su propio Empir... o de piratas místicos infiltrados en él (?) - Creo que la primera opción era peor, ya que el Empir probablemente les cortaría la cabeza xD
... aunque pensándolo bien, tampoco podrían sobrevivir mucho si les hacían "caminar la tabla"...

La tormenta seguía afuera y ellos estaban encerrados en un camarote con bóveda de acero. Se escuchaban los truenos y veían las embestidas de gotas contra las ventanas, tanto por la ferocidad de la lluvia como por la velocidad de la nave. Ambos se habían negado a prometer lealtad a los piratas pues sabían muy poco de ellos como para abandonar sus prestigiosas carreras así como así.

- Te ví morir en cubierta... -Comentó D'Nemó a Mersault.

- Y yo te vi morir de miedo. -Le respondió ésta irónicamente.

Pasaron tiempo conversando pues nada más tenían que hacer.
- Nos buscará la otra nave, les parecerá extraño la ausencia, además un padre busca a su hija, ¿No?
- No tengas esperanza, la otra aeronave es común y estamos yendo al lado contrario... nunca nos alcanzarán.
Parecía que la derrota les había surgido una vez más de las manos de la victoria, hasta que la mujer reveló un detalle clave:
- En el consejo de guerra con Cyprien aceptaron mis sugerencias. Se decidió llamar a la flota colonial de Indoqina. Si aceptan nuestra solicitud, las naves a puerto vendrán a Izumo a forzar la rendición incondicional...
- ¡El camino desde Indoquina pasa por ésta ruta!

D'Nemo se acercó a la minúscula ventana circular y la abrió; más allá de las gotas, allá a lo lejos se veían efectivamente aeronaves viniendo en ésta dirección.
Parecía que en cubierta también lo habían notado, pues se dió un giro brusco y ambos golpearon contra la pared de tanta fuerza. Pero en medio de la niebla y la lluvia, en cubierta no notaronq ue para ese otro lado había un islote nippón deshabitado y colisionaron con él. En el golpe, D'Nemó dio contra la otra pared y le sangró un poco l nariz.
- Genial, sólo me hieren estupideces...
- Cállate, a tí no te falta una pierna.
- Pues hubiera conseguido a Tesla de no ser por ese maldito Ronin presumido.
- Veo que al fin te das cuenta de nuestro enemigo en común. -Sonrió Mersault.

La nave no podía moverse por más intentos desesperados que intentara, el barro estaba muy espeso y tomaría horas desantrarncarlo.

La flota, notando una "nave amiga" en peligro, se acercó y con los parlantes ofreció ayuda. Era el Alte. Nogy, y comandaba 8 naves, 6 de las cuales eran fragatas y corbetas pequeñas y sólo dos eran grandes naves de batalla: La Armes Secretes y la Temps de Bonheur. Devian y Agathe no tuvieron más opción que "aceptar la ayuda" para salir, y además, sería excesivamente sospechoso no hacerlo.

Mersault comenzó a golpear el techo frenéticamente y chillar con una voz que la hacía parecer una bestia encerrada:
- ALTE NOGY! NOGYYY!!! ESTAMOS AQUÍ!!!

Arriba, Nogy con su comitiva hablandole a Agathe:
- Oiga, me pareció escuchar a Mersault ahí abajo.
- Ah no, debe ser sólo el viento... -Tiró el pensamiento la chica, haciéndose la despreocupada.
- El viento suena mucho a la capitana Mersault entonces...
- SOY MERSAULT!!! ESTOY ENCERRADA!!
- ...
- Jeje debe haber cerrado la puerta por accidente, voy a abrirle...
- Vamos los dos, sería interesante hablar con ella de lo que pasó en Izumo...

De mala gana y rodeada con Devian y tripulantes leales, bajó Agathe con Nogy a abrirles a los dos capitanes.
- Vaya si es ésta una reunión de flota! -Bromeó el viejo Nogy notando la cantidad de capitanes presentes, sin notar la gravedad de la situación.
- Dicen algo y mueren -Susurró Devian en el oido de los "recientemente liberados"

Se abstuvieron de protestar, y siguieron el juego, no sólo por su propia seguridad y la del almirante, sino porque sabían que ahora no quedaría otra opción para Devian y Agathe, más que acompanar a la flota.

- Así que, que hacían por aquí alejándose de Izumo?
- Ehm, nada, simplemente queríamos... encontrarnos con ustedes lo antes posible. La tormenta nos jugó una mala pasada y como verán la nave está dañada y le faltan varios aerostatos.
- Muy bien, la pondremos de vuelta a punto y nos acompañarán en la misión de conquista...

Se trabajó una serie de horas, y actualizaron las naves a los nuevos estándares reemplazando las viejas cuerdas con otras de acero. Donaron algunos aerostatos guardados en otras naves y los inflaron a punto. Desatrancaron la nave, la dieron vuelta y continuaron solemnes el viaje. Pero la tormenta no amainaba. Sin embargo, a Nogy no le desalentaba el clima: En Indoqina las lluvias parecían no acabar nunca y él ya estaba más que acostumbrado. Decidió mantenerse en las Ales de la Mort junto con su entorno para "mostrar apoyo" a sus "compañeros".

Agathe y Devian hacían lo posible por encubrir sus nervios, así como mantenían a tripulantes vigilando las 24 horas a todo el personal leal al Empir que se mantenía en su nave. Tanto habían esperado por el momento de navegar hacia su libertad, y ahora estaban frustrados una vez más bajo las alas del Empir. Hasta galop picoteaba nervioso y se sacudía el agua de sus plumas.

Por otro lado Mersault estaba radiante y sonriente, segura de que iba a obtener, finalmente, su venganza. Viajaron dos días, debido a la velocidad inferior y a la ferocidad de la tormenta, y finalmente se encontraron de nuevo con la nave de Cyprien, apostada en las afueras de la isla-(ex)fortaleza.

- ¡Agathe! ¡Hijita! Pensé que te había sucedido algo malo.
- Y lo sucedió ... -Dijo ésta contestando, sin darlo a entender, por la interrupción de la flota colonial.

Momentos después, el capitán estaba teniendo una conversación de otro tenor, reportándole el estatus a Nogy:
- los nipones no dejan de masacrarse entre ellos hace días desde que llegó el Shogunado, están disputándose la isla pero ninguno de ellos puede avanzar lo suficiente en batalla, ni tampoco quieren comprometerse... es una "cuestión de honor" según creemos escuchar a través del sonidófono.
- Bien. Ya que los restauracionistas han resultado tan traicioneros y nos han declarado su hostilidad incluso cuando les fuimos leales... quizás sea tiempo de intentar otra cosa. Contacten al Daimyo.
- Señor, puedo sugerirle un arreglo? -Insistió Mersault. Al almirante asentir, ella cuchicheó algo en su oido.
- Genial... entonces, le propondremos al Shogún luchar en su lugar y entregarle al Ronin si nos deja poner una "academia de entrenamiento" en la isla en el castillo reconstruido... pero... ¿Cómo nos ocuparemos del dragón?
- Déjeme a mí acabar con el problema...

Pasaron tres días más enviandose mensajes a vuelo de ave con el campamento del shogunado. Ellos no aceptaban el contacto personal. Pero finalmente, sí aceptaron el trato. Además de la "promesa de no interferir" en el futuro, la cuestión de la entrega vivo de Arashi parecía tener gran importancia, por lo que le daban enorme énfasis. "Eviten que cometa Sepukku". Al parecer, era una figura importante entre los restauradores, conozcido no sólo en esa provincia sino en varias otras que se revelaban al Shogunado.
Con el tiempo, los hombres que podían sanar sanaron y aquello que podía ser reparado lo fue. Mientras tanto, Mersault en su recuperada nave bretóñica y con sus hombres, que habían quedado con Cyprien, preparaba un misterioso plan. . .

Los senadores y diplomáticos presentes pidieron estar en una aeronave algo más alejada durante el combate, petición que se les concedió, pero en una nave pequeña para no disminuir el poder de fuego de la flota.
Atacarían en pleno mediodía (para impedir los insufribles trucos ninja de la oscuridad, el ocultamiento y la noche) y las fuerzas del Shogunado no avanzarían hasta que todo estuviera acabado. Tenían prohibido desembarcar masivamente o arriesgaban la guerra, cuestión que por otro lado no sería muy fatal para el Empir en general porque los nipones no navegaban en el aire profundo ni el altoaire (equivalente al océano profundo y a altamar, nota xD), pero que sin dudas dificultaría muchísimo la consecución de sus intereses en el archipiélago.

Finalmente, las nubes se disiparon y comenzó a brillar el Sol.
Eso significaba sólo una cosa: Llegó el momento.
Las naves ascendieron ominosamente de nuevo por sobre el plano de la isla, ésta vez en otro ángulo. Como el Empir no era de bárbaros, estaban formalmente obligados a ofrecer la rendición incondicional sin derramamiento de sangre. Ritual que Mersault despreció por "anticuado" e "irrealista" ya que todos sabían que, incluso completamente rodeados, esos tontos lucharían hasta el final. Tal y como lo harían ellos en las mismas circunstancias, si apreciaban su dignidad y no había mejor opción.

- Ésta es su última advertencia. Es mejor ser un hombre vivo y razonable que uno irracional y muerto. - Anunció el segundo oficial de Nogy por el altoparlante, repitiendo en otras palabras lo que habían anunciado varias veces, pero no hubo respuesta.
- Destrózenlos. Usen la munición incendiaria. -Ordenó secamente y sin piedad el almirante.
- Y el ronin? -Se preocupó D'Nemó de que, si hacían pedazos incluso los alrededores del palacio, las tiendas de campaña, las cuevas escondite y las casas civiles, podrían matarlo y perderían el favor del Shogún.
- ¡Vamos! No cabe duda de que él saldrá a enfrentarnos.

Dicho y hecho, los cañonazos volaron terribles a un sonido peor que el de los truenos que se habían extinguido poco antes. Explosiones de dinamita y nitroglicerina poblaron la vista; pero los tripulantes parecían estar apuntando más a errar que a golpear. La vista de las casas, aunque de arquitectura extraña, les recordaba a varios sus propios hogares y no parecía justo arrasar a algo que no tenía defensa. De todos modos, el terror se apoderó del pueblo y varias familias corrían a ocultarse entre los campos de arroz en visible pánico.

Esperaron varios minutos y no se hacía ver respuesta. Deliberadamente bajaron el ratio de fuego para no perdr municiones ni desgastar los cañones por nada. Seguramente los ninja y demás estuvieran en el medio de la isla preparados contra las tropas del daimyo, y no para eso. Pero debido al pequeño tamaño del lugar la respuesta no se hizo esperar; de nuevo, miles de cablecitos se golpearon contra las paredes de las naves en un intento fútil. Ninjas trataron de subir pero casi todos fueron heridos por un poder de fuego abrumador de todos los hombres apuntando. Los nipones estaban cansados de las numerosas escaramuzas de los días anteriores, mientras que los francosos sólo habían vivido preparándose para ese momento. Los arcabuceros, que venían desorganizados desde el frente, fueron aniquilados por los cañonazos; no les servía esconderse tras árboles ni tras casas. Todo sucumbía. La victoria parecía total.

Pero entonces, apareció el Dragón, y Arashi montado sobre él.
- ¡Acaso no han aprendido nada! ¡Verán que no pueden meterse con un Ryu!

En un movimiento repetido de la vez anterior, se acercó a una valocidad vertiginosa y toda la critura parecía estar hecha de filo. Sin embargo D'Nemó se mantuvo confiado... la cola del Dragón intentó cortar los cables, pero éstos habían sido fuertemente reforzados. La espada de Arashi también resultó inefectiva.
Normalmente, los cables eran resistentes a los sables eyropeos así como no era un gran problema que fueran rotos por disparos. Pero debido a ésto, no estaban comunmente preparados para enfrentarse al filo y dureza prodigiosos de las katanas niponas. Ese había sido su talón de aquiles, pero eso acababa de cambiar.

- No es posible... -Pronunció en incredulidad el ronin, sólo para ser increpado.

- ¿Qué pasa pequeño salvaje? -Rugió Mersault.-  ¿Un poco cansado para la revancha?

- Ésta vez me aseguraré de que no sobrevivas, ¡Insecta! -Respondió Arashi avalanzándose sobre su nave como un tigre sobre su presa.

- Y yo me aseguraré de que tú SÍ lo hagas

Antes de que el nippones pudiera comprender lo que significaban éstas palabras, fue golpeado por una serie de cuerdas de metal de punta afilada. Harpones hidráulicos, disparados desde todas las direcciones, lo habían impalado. Cortó varios con su espada, pero también habían atrapado a su dragón, que se debatía majestuoso pero en un espiral descendiente. Cayó a cubierta y ambos fueron cubiertos de más dolorosas agujas de las que podían manejar; estaban completamente abatidos. Mersault se acercó triunfante, y ésta vez, como amigos y cómplices en lugar de como oponentes internos, a su lado estaba D'Nemo.

- Debo admitir que he subestimado a la diplomacia de éstas tierras. -Asertó burlón- Al final sí que son buenos para crear alianzas... sólo que entre sus enemigos.

- Mi Ryu, humillado así, por unos gaijin, intolerable... pagarán caro.

- Al contrario, son tus propios compatriotas los que pagarán por tí una buena recompensa. Y al final, todos esos días de caza con mi madre sirvieron de algo, quién lo diría, así como leer Moby Dick...

- No... podrán... capturarme... vivo... -Aseguraba el ronin tratando de clavarse la katana, pero se la arrancaron de las manos.

Pronto, el lado occidental de la isla estaba descubierto y se le fue dada la señal al shogunato de avanzar, cosa que tardaría un tiempo por la traducción del mensaje, ya que el Daimyo no había aprendido ni el idioma francoso ni el anglo. Algo que Mersault odió fue que no encontraran señales del inventor bretóñico. Su solicitud de desembarcar para buscarlo con un equipo, o de quedarse para fijarse de su presencia, fue denegada por considerarla una provocación. Aún caminaba con muletas. Lo que no sospechaban era la relación de A. Tesla con la tormenta eléctrica que hace poco parecía haber acabado. Tampoco sabían que ese inventor renegado, y la decisión de no buscarlo, resultaría tan importante en el futuro...

Arashi fue amordazado mientras no requirieran su "opinión". Luego de desinfectar sus lastimaduras superficiales resultó colocado en una gran jaula, con una mucho más enorme y blindada para su dragón; éstas fueron colocadas en las profundidades de la Armes Secretes.

Al día siguiente, recibieron "visitas"
- Creo que los bretóñicos darían mucho para tenerlo en un zoológico.
- No olvides, Mersault, que debemos entregarlo al Shogún en persona. A eso estamos viajando.
- Ese tan terrible "shogún" al final será otro obstáculo tan pequeño a nuestra victoria final como nuestro huesped...
- Puede que tengas razón. Quizás podríamos ir a Kyoto y terminar con ésta tontería del "emperador divino" de una vez por todas, traer a todo Nippón a la luz y acabar con éste repelente feudalismo...

Agathe y Devian se acercaron a ellos después de bajar las escaleras.
- De nuevo para extorsionarnos?
- Que no se dan cuenta? -Dijo Agathe.- Estan sonando como los villanos.
- ¿Villanos?  Yo lucho por la razón y la justicia, lo he dejado en claro. Los habitantes vivirán mejor bajo nuestro dominio.
- Eso no te explica por qué hay revueltas en Algerien y otras colonias, no?  -Preguntó Devian capsciosamente.
- Eso se debe a que aún no han aprendido de nuestras formas civilizadas, un día serán aptos para gobernarse bajo nuestra guía. -Replicó D'Nemó no del todo convencido.
- ¡No te das cuenta! Miles morirán en una guerra de conquista. -Continuó Agathe
- Tienen que pagar por sus crímenes. -Aseguró Mersault
- No puede pagar todo un pueblo por lo que hizo una persona.
- Exacto. Él es el criminal. Por eso lo estamos entregando.
- Entregando a lo que seguramente sea la muerte...
- Siempre hay que pagar un precio por la libertad, ¿O no? Nosotros estamos dispuestos a pagarlo.
- Hablas de "libertad" frente a quienes han enjaulado. Miren a ese dragón, antes tan bello. Ahora es sólo una sombra, maltratado... -Apeló emotivamente la chica.
- ¡Esa criatura endemoniada casi me mata y a muchos de tus compatriotas!
- ¿Qué harías tú si alguien viniera a conquistar Ile de France?
- . . .

Estaban dudando. Quizás los piratas no eran los traidores tan terribles que habían pensado al principio. Quizás ellos representaban el verdadero camino a la libertad que el Empir promovía de palabra pero negaba en los hechos.
Pero alguien estaba aprovechando el tiempo que le daban sus dudas...


______________________
"Si no riegas la planta, no esperes el fruto"

Rygnis
Administrador
Administrador

Experiencia0
Mensajes : 173
Puntaje : 228
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 22/11/2010
Edad : 19
Localización : Perdido y sin GPS

Ficha de Personaje
Puntos de Vida:
100/100  (100/100)
Energía:
95/100  (95/100)

Importante Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!

Mensaje por Rygnis el Vie 28 Ago 2015 - 22:40

Ichizu era una kunoichi de primera clase que lideraba uno de los principales escuadrones shinobi apostados en lo que otrora fuera un refugio de los restauracionistas, en la isla-fortaleza ahora arrasada. A pesar de su corta edad se la consideraba de las mas fiables, habiles y mortiferas de su clase. Pero, aun más importante, era la hermana pequeña de Arashi Ryuuken.

O eso era lo que habitualmente se decia. No tenian relacion sanguinea alguna, pero los unian vinculos mas fuertes que la sangre. Se han salvado mutuamente tantas veces que ya son incontables, y se dice que donde Arashi va, en su sombra viaja Ichizu.

Ahora, esta joven atrevida se arrastraba por recovecos ocultos del navio acorazado, donde su hermano se hallaba prisionero...
______________________________________________

Mientras D'nemo y compañia hablaban, sonó una alarma de seguridad del navio. Se daba el aviso de un incendio a bordo, cerca de una sala de máquinas. Preocupados, salieron en el acto de la habitación.

Ryuuken quedó a solas con su dragon enjaulado. A pesar de haberlos oido, no habia dicho palabra. Aunque al menos empezaba a tener la impresion de que no todos los malditos extranjeros eran un monton de cobardes traicioneros que hablaban de lo civilizados que eran en comparación con su tierra. Esa Agathe no solo había intentado frenar el conflicto ofreciendose personalmente a mediar con el ronin, sino que no estaba de acuerdo con los tratos que ahora le daban, como si de un animal salvaje se tratase.

Se sentia derrotado. Sentía que sus ideales eran aplastados y despreciados por todos a su alrededor, que su sueño de un nippon como potencia, capaz de igualar o incluso superar a esas naciones eryopeas avanzadas, se veia inalcanzable. Con su fracaso, su tierra arderia en las llamas de la guerra, y sus cenizas serian pisoteadas por extranjeros a los que les valdria un bledo lo que se quemó.

Sentía que no debería acabar así. Había luchado con honor, pero sus enemigos solo le traicionaban y lo tachaban de salvaje. Habia intentado demostrar lo contrario, pero solo habia sido un fracaso más. Ahora entendía que no había valido la pena, pues no podía hacerles ver lo que ellos mismos elegían ignorar.

Entonces, un ruido a su espalda lo hizo distraerse de su pena.

-¿Sabes? Tesla me comentó que su principal divisa era "nunca confies en un francoso"- dijo una voz. Una voz conocida.

-Tal vez debería considerar tomarlo como ejemplo- replicó el ronin -¿que pretendes, nee-chan?-

-Pretendo que no te rindas, para empezar- dijo Ichizu -Mirate. Ahi, lamentandote como cualquier derrotado de segunda-

-Ya no se si vale la pena. Creí que mi mayor reto sería mostrarle a nippon que esta guerra no tiene sentido, pero que estos extranjeros nos respeten parece un objetivo imposible-

-¿Y?- replicó la niña -Si no nos respetan, aprenderan al menos a no meterse con nosotros. No me digas que quieres renunciar por una piedrecita en el camino como esa. Vamos, si tu fuiste quien dijo que la mitad de la vida de un ronin se basa en mantener la cabeza en alto y no rendirse ante las dificultades-

-Si, yo dije eso...- replicó el ronin, con cierta ironía.

-¿Entonces, a que esperas?-

El ronin aun sentía la derrota sobre sí, y no sabía si era correcto levantarse y seguir adelante. Entonces, su mirada se encontró con la de su dragón. Habia sido maltratado y brutalmente enjaulado como cualquier vil bestia. Pero en su mirada aún habia furia. Su mirada le hizo sentir su furia, el deseo de combatir por una causa. Se decidió.

-Dame mi espada-
___________________________________________________

El incendio fue rapidamente controlado, pero Agathe se sentía intranquila. Caminaba ya por su nave, en el puente, camino a su camarote junto a la cabina del timon. De cerca, la seguia Devian, tambien preocupado. No podía dejar de pensar que aquel incendio era demasiado casual...

-Vaya... al menos debo reconocer que saben lo que es una buena bebida-

Se dió la vuelta en el acto. Reconocía esa voz. Junto al timon de su nave, armado con su espada, y con una botella de whiskey en la mano, el Ronin veía por la ventana.

-¿¡q-que!? ¿c-como?- alcanzaba a decir la joven pirata, pero Arashi no la dejó hablar mucho.

-¿Hay hombres fieles al empyr a bordo de esta nave?-

-¿Que de... pero que preguntas?- replicaba Devian. El ronin repitió su pregunta.

-Ehh, ehm... no, de hecho... no, no hay...-

-Con eso me basta. Perdoneme el abuso, pero necesito su nave- el ronin tomó el timon y movio varias palancas junto a este, como si hubiera timoneado esa nave toda su vida. Luego cerro los ojos un momento, como esperando.

-Mira, no se que pretendes pero...-

Una explosión de fondo interrumpió su conversación.

Junto a ellos, la cubierta de Armes Secretes explotaba en una nube de madera y metal fundido. Del agujero, surgia el dragón del Ronin, negro como una flecha en la noche, con su pelaje a lo largo del lomo y en las patas envuelto en las mismas llamas que emanaban de su boca. Las bolsas de helio del navio ardieron al instante, en una sonora explosión que contagió naves cercanas. El dragón alzó el vuelo, causando serios daños en todas las bolsas de helio cercanas. Tres naves del empir se habían de tenido, y la Armes Secretes, ya se bamboleaba amenazando con caer al vació.

-Bien, vamonos de aqui- sentenció el Ronin, montando la reversa del navio de Agathe. Con una velocidad mucho mayor que los barcos de guerra que la rodeaban, la aeronave dio la vuelta con velocidad, fijando curso fuera del alcance de los cañones de las naves de guerra, cuyos cañones no estaban alineados en la direccion apropiada y, ademas, no esperaban ese movimiento repentino. Luego, puso la nave a toda marcha, alejandose del infierno desatado por la furia del dragon.

-¿¡PERO QUE MIL DEMONIOS HAS HECHO!?- gritaba escandalizada Agathe -¡¡ACABAS DE DAÑAR DE FORMA CASI IRREPARABLE AL MENOS CINCO NAVIOS DE GUERRA DEL EMPIR, Y LO QUE ES PEOR, ME ARRASTRASTE A ELLO!!-

-Nos arrastro a todos de hecho- aclaró Devian, algo mas calmado pero evidentemente molesto-

-Dijiste que no habia hombres del empyr a bordo de tu nave- habló Arashi -Con sus naves ocupadas y sin tener que lidiar con sus soldados, tendras tiempo de alejarte de estas naves antes de que lo que quede de ellas pueda darte caza a ti, o a mi en su defecto. En cualquier caso, acabo de darte algo que buscabas: eres libre de seguir tu camino-

-¿¡COMO QUE QUE YO QUERIA!? ¡¡TE HAS VUELTO LOCO DE REMATE, MALDITO NIPPON DE... DE... ARGH!!-

Ryuuken estaba de mejor humor ahora. Su plan de fuga habia dado exito, y ahora podía volver a la lucha. Salió a cubierta, a ojos vista de todo tripulante que ahora se encontraba observando el espectaculo, es decir, casi todos. Se paró sobre el barandal con una mano en una cuerda.

-Ahora toca desaparecer por un tiempo- sentenció, ajeno a todos lo que lo rodeaban.

Agathe iba tras el, entre furica e incredula.

-Por cierto, tu ave es muy amable conmigo. Aunque no podre verla en un tiempo y no creo que sea la persona adecuada para un animal así. Si nos volvemos a ver, te la devolvere-

Y dicho lo dicho, salto al vacio...

Donde fue recogido por un dragón llameante a todo vuelo. Reunidos otra vez, montura y jinete se alejaron hacia el horizonte. Sentada tras el, Ichizu, sonreia divertida por el caos que su hermano habia causado con una simple fuga.

-Nee-chan, mencionabas a Tesla antes ¿sabes donde esta?- preguntó Ryuuken.

-Se que salio de la isla, yo misma lo ayude a escapar, pero no se donde pueda estar ahora- respondio la pequeña.

-Bueno, es igual. Hay que desaparecer un rato de escena. Ya habra tiempo de buscarlo despues-

Y así, el Ronin volvía a escapar de entre las garras de sus enemigos, y escapaba felizmente a desaparecer en los muchos recovecos ocultos del nippon.
_________________________________________________

off: te diria midamos, pero no creo que sea mas largo que el tuyo xD en fin, eso me da algo de tiempo de alto al fuego y paz, que si no nos matamos en tres post mas  :charte: :charte: :? :lol:

Equivocado
El Primero y el Último
El Primero y el Último

Experiencia50
Mensajes : 367
Puntaje : 541
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 01/01/2010

Ficha de Personaje
Puntos de Vida:
79/95  (79/95)
Energía:
63/115  (63/115)

Importante Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!

Mensaje por Equivocado el Dom 25 Oct 2015 - 18:41

Off: La nave de Agathe era la Ales De la Mort, la Armes Secretes era de la flota colonial y ahora todo está más complicado por esa confusión xd pero veré qué puedohacer

______________

Las naves francosas no intentaron moverse. El almirante Nogy, antes tan feliz, ahora estaba evidentemente frustrado y furioso. ¿Lo había traicionado uno de sus capitanes? ¿O ese nippón tan sólo pudo escapar, y cómo? Lo peor, ¿Cómo es que nadie hizo nada? Todos sus hombres estaban ocupados en apagar las llamas. Afortunadamente, ninguna de las naves cayó, ya que el helio no es explosivo y el daño había sido sólo superficial a la madera, carbón, municiones, y otros mecanismos volátiles que lo rodeaban.

Agathe y Devian no podían "huir" a mayor velocidad ya que esa no era su nave y no tenía el encantamiento... el Ronin parecía asumir lo contrario. Tal vez fue mala memoria, tal vez el estrés de estar encerrado, o simplemente el hecho de que para alguien del Jappón, todas las naves francosas debían parecer lo mismo. EN cualquier caso, estaban... jodidos.

Se disculparon frente a los demás y dijeron ser inocentes al Almirante. Para su sorpresa, D'Nemó y la loca de cabello rojo (xD) de Mersault de hecho los apoyaron. No los delataron como piratas ni mencionaron nada.

- Muy bien. -Dijo el Almirante- Comprendo que fue un error, pero, ¡Nada de excusas! Los errores así también son imperdonables para la disciplina de un marino. Comprenderán que sin el ronin, no nos podemos presentar ante el Shogún...

- De hecho -Intercedió Mersault- ésto sólo acelera las cosas. Podemos ir directamente y derrocar al gobierno Nippón. La gente nos dará la bienvenida como sus liber...

- No seas tonta. No tienes nada de experiencia colonial. -La calló repentinamente el almirante- ¿No pueden contener sólo un dragón y quieren que venzamos ejércitos enteros? Para nada. Ahora mismo vamos a parar en Qina ... a reprovisionarnos y hacer reparaciones. Pacíficamente. Y no quiero ningún incidente. Esas provincias son ricas y usaremos nuestra diplomacia y las riquezas del Empir para obtener lo que necesitamos...
...y dejen de actuar como bretóñicos, mercenarios y saqueadores.

- Así es, nuestra causa es serie y justa. -Afirmó D'Nemó.
Aunque su convicción no estaba tan firme como al principio, ese discurso lo había envalentonado y de nuevo consideró que lo que hacían era lo correcto. Quizás el Empir sí podía corregirse después de todo. Agathe y Devian por otra parte... si no los defendía, sentía como que perdería su consciencia.

Entonces, colocaron un curso a ellos cercano ahora pero exótico en sus vidas... un curso lleno de niebla, pero que descubrirían... Qina!



* * *

Pero lejos en el horizonte, otros ya estaban descubriendo lo que la niebla ocultaba. Arashi y su hermana (?) se encontraron con otro obstáculo, una realidad enorme y ominosa...

Se encontraban muy cerca de Kyoto, la capital imperial donde residía tanto el Shogún como el Emperador. Pero su isla flotante, vasta y fortificada, no estaba sóla. A su alrededor, casi veinte aeronaves de la Gloriosa Bretoña la circundaban. Gritaban pertenecer a la "Compañía de las Indias del Este"... y exigían la firma de un tratado para apertura total del comercio. De pronto, las pocos y lentos "submarinos flotantes" Francosos parecían la menor de las preocupaciones... ¿Cómo se enfrentaría Nippón a tamaña flota de monstruosos artefactos? Chan chan channnn



______________________
"Si no riegas la planta, no esperes el fruto"

Contenido patrocinado

Importante Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:07


    Fecha y hora actual: Dom 22 Ene 2017 - 11:07