Alkimia: El Último Rol - La comunidad abierta para rolear
¡HOLA!
Vemos que estas disfrutando de los contenidos de nuestro gran foro,
¿Porque no te REGISTRAS y accedes a todas las infinitas posibilidades que este espacio te ofrece?


Juegos, historias, secretos, mística y magia, ¡Explorá éste mundo con nosotros!
 
ÍndicePortalCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 13 el Mar 17 Mayo 2016 - 13:53.
Últimos temas
» MechWarrior Online
Vie 4 Ago 2017 - 18:21 por Equivocado

» [Contacto] EL ÚLTIMO FARO EN EL FIN DEL MUNDO
Sáb 10 Jun 2017 - 3:02 por Equivocado

» Nubia
Lun 5 Jun 2017 - 5:46 por Equivocado

» Historia de Una Sóla Línea
Sáb 3 Jun 2017 - 3:50 por Equivocado

» PotionQuest™: Amanecer de la Aventura
Mar 7 Feb 2017 - 13:11 por Rol Master

» FELIZ AÑO 2017, ALKIMISTAS!
Lun 2 Ene 2017 - 12:45 por Equivocado

» El Sueño Equivocado
Lun 7 Nov 2016 - 13:18 por Equivocado

» Dawn of the End - Zombies, Zombies Everywhere
Lun 7 Nov 2016 - 13:06 por Equivocado

» Catacumba de las Arenas Perdidas
Jue 27 Oct 2016 - 21:40 por Oniu

Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Sondeo
¿Qué votas para el futuro inmediato del Foro?
 HELLION - Combate desigual [Historia]
 Supremacía Minsk - la Resistencia Continúa [Historia]
 Comenzar ALKIMIA [Rol]
 Terminar y liberar El Cumpleaños de Coold [RPG descargable]
Ver los resultados
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar

Comparte | 
 

 Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Rol Master
Administrador
Administrador
avatar

Experiencia 0
Mensajes : 137
Puntaje : 241
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 07/02/2010

MensajeTema: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Lun 6 Abr 2015 - 10:45

Antes de escribir aquí, puedes ver el tema de offrol, introducción y personajes

Asuka Koyama escribió:

Este mundo flota entre lo determinado y lo indeterminado. Se parece demasiado, tanto, que podía confundirse. Las vistas de las ciudades. Las apariencias de la gente. Sin embargo, éste mundo es muy distinto...

Y en un mar alejado de las grandes industrias que rugen en acero, en un país en paz, donde el Shogún hace tiempo reunificó las viejas provincias... en un país donde los guerreros son quienes administran... en un país aletargado, bajo el dominio del Dragón...
...algo, está a punto de cambiar.


Se acercan a los escarpados precipicios las aeronaves Bretónicas, con sus velas desplegadas y sus cañones listos. En la capital imperial, Kyoto, el Shogún les habia negado una audiencia y expulsado sin reparos, incluso contra los deseos del Emperador, que quería verlos. Sus fuerzas en la zona aún no eran suficientes para forzar su mano. Pero esos insolentes japoneses no se la llevarían barato. Los puertos serían abiertos para el comercio, aunque fueran uno por uno. Así ese país fuera el más especial del mundo, o quizás con mayor razón, debían dejar que los Bretónicos echen mano.
Esta otra ciudad estaba mucho menos defendida; colocada casi exactamente en el lugar perfecto. El gobernador de la provincia de Izumo, que se declaró leal directamente al Emperador, había aceptado verlos e intercambiar. Así que las cuatro aeronaves bretónicas se arrimaron como un tiburón cuando huele sangre, preparándose para llevarse todo lo que pudieran cargar.
El escenario estaba por lo tanto listo para el...
JAPÓN BAJO ASEDIO
CAPÍTULO 1:
LA TRIPLE TRAICIÓN



- ¿Están entrando? -Preguntó el oficial de mando francés.

- Sí. -Respondió el gobernador.

- Entonces, ya saben qué hacer.

- Ciertamente lo sabemos. -Aseveró el gobernador, con un tono más malicioso que incluso el esperado en esa situación. Sus orejas de zorro, sobresaliendo por encima de su cabeza humana, se movían inquietas. Miraba su propia barriga, expectante. Y entonces, se empezaron a escuchar los disparos, y los gritos, y algunos cañonazos.

Los ingleses se defendían con ferocidad, pero era en vano. Todo estaba demasiado fríamente calculado y los habían tomado por sorpresa.

- El Emperador Meijí estará complacido. -Dijo ténuemente la esposa del gobernador, jugando con su largo kimono.

Moviendo su mano con distinción y cerrando los ojos para sentir mejor el gusto (junto al tronar de los cañones), el capitán francés tomó otro sorbo del té que le habían servido. Nunca había probado nada así.

* * *


Una aeronave fue capturada por los japoneses, asaltando con las armas francesas. Otras dos cayeron; una de ellas a la isla, y la otra, al vacío (ya sabían que no podian volver jamás a ver nada de ella). Una última, sin embargo, logró escapar a los cielos, y ahí estaba el contraalmirante inglés. Muchas armas también fueron capturadas. Era un golpe maestro: Para la independencia del país, para la adquisición de armas modernas, y para la futura lucha por la Restauración. Para los francófonos, no sólo habían expulsado a la competencia sino que se habían hecho de un área de influencia... o eso pensaban.

- El entrenamiento que han dado a mis hombres, y la forma en la que les enseñarona  usar éstos artefactos, ha sido grandiosa. - Dijo el teniente japonés a sus benefactores franceses. Como el gobernador y la mayoría de la nobleza de ese lugar, era un hanyo parte-kitsune. Ese era un  o de los tantos motivos por su rebelión. El capitán sonrió y levantó su taza como agradeciendo.

- Déjeme terminar. -Prosiguió sin embargo el teniente.- El manejo que nos han dado es excepcional e incluso sus tropas mostraron camaradería en batalla. Por eso lamentamos tanto el desenlace que nos impone el destino... Desafortunadamente para ustedes en éste momento, todos son hombres muertos. Una muerte honorable.

Los franceses notaron que detrás de las pantallas de papel del salón, sombras se movían. Estaban rodeados de soldados japoneses, llevando las armas que les habían dado, y también las que habían saqueado de los británicos.

- ¡ESPERE! -Gritó el capitán levantándose antes de que les disparen. - ¿Que acaso no tienen el honor del que hablan?

- El honor es sólo hacia el Emperador. -Contestó el líder de los soldados.- Traicionamos al Shogun, luego nos ayudaron a traicionar a los ingleses, ¿Qué les hizo pensar que nos los traicionaríamos a ustedes cuando el momento llegara?

- Su propia conveniencia, por supuesto. -Replicó el capitán con extraña parsimonía.

- ¿De qué me serviría dejarle vivir? - Musitó el gobernador.

- Porque los ejércitos del shogunato vendrán pronto por ustedes, y aún no saben usar las aeronaves. Nos necesitan, Izumi.

Era, de hecho, una afirmación muy razonable. El gobernador volvió a notarse nervioso. Dudaba... por un lado, su deber era servir al Emperador, y expulsar a los bárbaros. Pero servir era primero, y, ¿Cómo podía servir al Emperador si era derrotado por los samurais y muy probablemente ejecutado? La decisión, por el momento, estaba clara.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ygdra
Alma del Bosque
Alma del Bosque
avatar

Experiencia 0
Mensajes : 109
Puntaje : 158
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 01/01/2010
Edad : 20
Localización : Anor Londo

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Sáb 16 Mayo 2015 - 1:48

ambientacion:
 

Era un suave vuelo en dirección a nippon en un barco mercante de la faccion inglesa, a pocas horas de su destino los parlantes anunciaban las noticias mas recientes

- Y esta semana la flota inglesa fue atacada por activistas de la region japonesa, el gobierno del Shogunato declara que estos ataques son realizados por un grupo insurgente de la region, los vuelos en el espacio aéreo japones son prioridad para la compañia Jacobs, que explota los recursos madereros de la region debido a su planta de origen unico el bambú...
___________________________________

- Bla bla bla, ataques contra mercantes de la gran bretoña, como si tubieramos algo mas a lo que atacar, maldita sea estos vuelos, mi proximo proyecto deberia ser algun tipo de transporte aereo a largas distancias que no se balancee tanto

- otra ves divagando Arthur? si el jefe te viera ahora

- El Sr. Eddison se encuentra muy cómodo en su oficina fumando un cigarro hecho con tabaco extranjero y un billete nacional muchas gracias

rápidamente me acerque a la borda a soltar lo poco de almuerzo que quedaba en mis intestinos

- que triste eres, uno pensaría que con esa prótesis serias alguien rudo pero mírate

- calla!! no sabes lo que pase para llevar este Jodido brazo

- y no me interesa, lo único que importa es realizar los intercambios en el puerto comercial y volver antes de que nos derriben del cielo

- sabes que no pienso volver, nesecito investigar esta region, se cuenta de que los lugareños usan extrañas fuentes de energia, sabes el negocio que se crearia con una fuente de energia alterna?

- como digas, loco -el joven empleado de relleno se retiro

y asi el viaje continuo con un exentrico inventor que al parecer, no estaba acostumbrado a los viajes de largas distancias

______________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fanfiction.net/~hieeru
Equivocado
El Primero y el Último
El Primero y el Último
avatar

Experiencia 50
Mensajes : 376
Puntaje : 554
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 01/01/2010

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Sáb 16 Mayo 2015 - 14:00

Por el ataque del shogunato, en una alianza forzada, los franceses y los restauracionistas de Izumo volvieron a unirse.
Sin embargo, no podían presentar batalla: Debían huir. Cargaron todo lo posible en las tres aeroneves francosas y la bretóñica que habían capturado.

- Me informan que cuatro divisiones del Shogunato, comandadas por Samurai y un Daimyo, ya están a las puertas de la fortaleza y demandan entrar. - Dijo el teniente japponés.

- ¿Tienen dragones? -Preguntó, aterrado, el gobernador.

- No, mi señor.

- Entonces despeguemos. -Tomó la iniciativa el capitán francés: Jean-Pierre D'Nemó.

- Tienen miles de arqueros... -Se quejó el teniente.

- ¡Y nosotros podemos volar fuera de su rango y dispararles con pólvora! -Insistión el francés.- ¿Prefieren rendirse al usurpador de su país? ¿Dónde está su supuesta "Lealtad a su Emperador"?

El gobernador y el teniente se miraron y asintieron al despegue. Una vez más, la precisa diplomacia del Empir Francophone había triunfado.

- Agárrense. -Les recomendó el capitán.- Mientras tomemos altura, será un viaje agitado... y más cuando disparemos.

- No. Mis hombres no retornarán el fuego hoy. Tenemos que aparentar que no estamos en guerra. Que fue un malentendido. Aún no estamos listos...

- Como quieran. -Se encogió de hombros el francés.

Se encendieron los enormes mecheros que calentaban el aire caliente en las aeronaves. Se liberaron los pesos que sostenían las bolsas de Helio. Se desenfundaron las velas del barco inglés capturado. Y tomaron vuelo.

Pero las flechas no se hicieron esperar.
Era como una lluvia de mosquitos, golpeando todas las paredes... golpeteos de un diluvio de madera y el sonido silbante del viento atravesado.
D'Nemó rezó al Ser Supremo para que las bolsas resistieran. "Sólo son armas de bárbaros" -Se decía- "La magia nunca puede vencer a la ciencia, si hay algo que nos enseñó la historia de éste mundo es eso..."

- Capitán, una bolsa acaba de pincharse.

- D'Oh! -Se lamentó, sus pensamientos interrumpidos, frente a su segundo al mando que acababa de informarle.- Quizás, número dos... quizás deberíamos volver directamente a París. -Pensó en voz baja para que los japponeses no lo escucharan.

- Pero capitán, dudo que eso sea de su conveniencia personal.

- Y dígame número dos, ¿Por qué "duda"? -Preguntó escéptico Jean-Pierre.

¿No toma en cuenta que le cortamos la cabeza a los reyes?

- ¿Y qué hay con eso?

- Cuando gobernaban mal el país... -Aseveró el enano robusto, tocándose los bigotes.

- ¿Y?

- María Antonieta, ¡Zas!, un corte limpio...

- ¿Qué está insinuando?

- La de "que coman pastel", ¿No se da cuenta?

- Recuerde también la guillotina para Napoleón II...

- No veo el punto.

- ...después de perder la guerra con Russria...

- Ah, creo que estoy comprendiendo... :look:

- ¿Ajá?

- Ajá...

Jean-Pierre no tenía más alternativa que la victoria. El Empir no estaba en buenas condiciones. Habían perdido recientemente parte de sus posesiones a los bretóñicos. Y otras a rebeliones coloniales, seguramente incitadas por los bretóñicos. Y si su expedición fracasaba, sin dudas Nippón caería a las manos de esos mercantilistas también. Dios, como odiaba a los bretóñicos y su sucio dominio de las rutas de comercios. No eran más que corsarios... si llegaban a volver, no sentirían más que su ira.

- Estamos fuera del rango de las flechas. -Volvió a informar número dos, interrumpiendo de nuevo sus pensamientos.
Nemo suspiró. Sacando la cabeza por una ventana, vio cómo el lado exterior de la nave estaba cubierto de miles y miles de palitos clavados. Era un milagro que no los hubieran bajado.

- Bueno, parece que ya estamos a salvo. -Anunció en voz muy alta y tratando de inspirar confianza a sus huéspedes japponeses.- ¿Dijeron que su fortaleza aislada se encontraba cerca?

- A unas millas, en su propia isla individual. -Respondió el gobernador.

- Diga "kilómetros". Eso de las millas es bretóñico y anticuado. -Contestó, ya cansado de ver bretóñicos hasta en la sopa (?)

- Está abandonado hace siglos. -Ignoró el nippón su comentario.- Antes de éstas "maravillas" voladoras suyas, sólo los dragones y aquellos llevados por ellos podían visitarlo...

- Así que es prácticamente inexpugnable a los ejércitos de su país, ¿verdad? -Preguntó capciosamente el capitán.

- A los ejércitos, sí... -Contestó el gobernador, como aún preocupado.

Por una ventana, a la distancia, las nubes se movieron y pudieron ver esa gran y anticuada fortaleza oriental. Era como una ciudad entera, hasta con campos que se suponían hace tiempo vacíos, pero se encontraban misteriosamente intactos.

- Un buen lugar para vacacionar. -Bromeó el número dos con una sonrisa en su boca franqueada de gruesos bigotes.

D'Nemó se encontraba menos jocoso. Esa isla flotante no era como las otras que hubiera visto. Le resultaba muy extraña, y aún no podía afirmar exactamente por qué...

______________________
"Si no riegas la planta, no esperes el fruto"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alkimia.webmmorpg.net
Oniu
Administrador
Administrador
avatar

Experiencia 400
Mensajes : 53
Puntaje : 53
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/08/2014

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Sáb 25 Jul 2015 - 20:34

Acaricie la cabeza de Tache quien respondió con un suave ulular, estaba posado en mi rodilla, examine rápidamente la oficina de mi padre, ya hace mucho que había salido a su reunión y no había vuelto, suspire algo fastidiada.

El piso era de una madera clara, su escritorio del mismo color del piso señoreaba con un enorme mapa en medio de el, la pluma estaba tirada a un lado y el pote de tinta estaba tapado, la silla grande y oscura contrastaba elegantemente con el espacio y la ventana atrás de  esta, grande también e impotente, las cortinas estaban cerradas, solo entre ellas escapaba un pequeño rayo de luz. 

-¡Agathe!- la voz de Cyprien me hizo dar un respingo-¿Te asuste? Lo lamento hija...-dijo el con una sonrisa Tache ululo molesto por haber sido interrumpido de su breve siesta- Lo lamento también Tache, pero...¡les tengo una buena noticia!

-¿Humm?-Me estire perezosamente en el sofá en el que había estado acurrucada

-¡Nada!- dijo apartándome del sofá- Alista tus cosas que tiempo no tenemos, o bueno si disponemos ¿quieres buscarme tripulación?- lo mire algo confusa y negué rápidamente con la cabeza, él soltó una carcajada, sabía que no me gustaba buscar gente para la nave

-Confió en Bernie-dije saliendo de la oficina de Cypren- Clarie...

-Clarie vendrá, quieras o no a insistido en tu educación, a ver si esa mujer me deja en paz de una vez por todas 

Salí molesta y emocionada, ¿que le habrán encargado? Tache se me adelanto y salio volando hacia quien sabe donde. 

Comencé a indagar sobre el asunto... ¿Y si lo mandaron por Russia? O quizas China....

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

¡JAPPÓN!

Observe asombrada la nave que estaba al frente mio, creo que voy a llorar...

Me apropie rápidamente de un camarote y me maraville con el arsenal de armas que transportábamos.
Cyprien hablaba con su tripulación, la mayoría eran oficiales reconocidos y uno que otro cenador.
Me acerque para oír lo que decían

-Necesitamos irnos ya, mientras mas cerca mejor para nosotros- dijo un oficial preocupado- Si llega ocurrir algo estaremos cerca para dar apoyo, pues no dejare que esos bretoñicos se sigan burlando de nosotros

-Ya estamos listos para viajar, no se que es lo que están esperando ustedes caballeros- se quejo Cyprien 

-Que se arrepienta de traer a su herencia consigo, eso esta claro- contesto otro oficial- Al menos que la piense dejarla en Paris claro...

-Suelten las cuerdas - grito de repente Cyprien- Nos movilizándose ya, no quiero que me agarre la noche y estemos en Loira todavía...¡Nada! apuerarse que trabajo tenemos

Rapidamente los oficiales se dispersaron y yo quede en cubierta, Tache se poso en mi hombro.

-Seda...-pensé en voz alta y me diriji al cuarto donde algunas de mis aves estaban.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rygnis
Administrador
Administrador
avatar

Experiencia 0
Mensajes : 176
Puntaje : 231
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 22/11/2010
Edad : 20
Localización : Perdido y sin GPS

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Sáb 25 Jul 2015 - 23:46

Las aeronaves comandadas por D'nemo se acercaban ya a la isla-fortaleza, cuando uno de sus vigias, desde lo alto de su puesto, aununció:

-AERONAVE A LAS 3 EN PUNTO-

Los hombres del capitan se asomaron por la borda, alarmados por el anuncio. No esperaban encontrar otra aeronave en las proximidades. Sin embargo, al ver el artefacto volador quedo claro en el acto que no era de faccion comun: poseia en su forma lineas que no eran comunes, era si se quiere mas ancha y algo mas biselada y solida que el navio comun. La disposicion de las cuerdas y otros aparatos menores tambien era extraña.

-¿que ocurre?- preguntaba el gobernador, pero al ver la aeronave entendió lo que ocurria, y soltó un par de carcajadas.

-¿que es lo gracioso, señor?- preguntó D'nemo

-Nada, nada- aclaró el gobernador -Solo que no esperaba encotrarme con esta obra ya terminada- Señaló a la aeronave que se aproximaba -lo que pueden ver, caballeros, es el primer prototipo de aeronavio nippon, construido a partir de piezas de desecho de aeronaves occidentales caidas y materiales de la zona. Es imperfecta y aun no completamente funcional, o al menos lo era hace cerca de un mes, la ultima vez que supe del proyecto-

-Espere ¿que?- preguntó el segundo oficial del barco -¿me esta diciendo que poseen la capacidad de producir aeronaves?-

-Desgraciadamente, no es el caso- dijo el gobernador -no poseemos instalaciones que nos permitan fabricar los motores u otras maquinarias. De momento, debemos limitarnos a piratear sus naves caidas... pero creo que les interesara mas hablar del tema con el fundador del proyecto. Esta ahi, ese que va al frente de la proa...-

En efecto, justo frente a la proa se hallaba parado un hombre con apariencia de guerrero nippon, con la tipica indumentaria de estilo tunica, y los pantalones recogidos dentro de botas hechas de tela y cuero. De su cinto colgaban dos espadas: una tachi, la reconocible arma tipica de un guerrero samurai, acompañada de una wakizashi, una version mas corta usada en la otra mano como complemento de la tachi. Tambien, no muy lejos de las espadas, colgaba un telescopio rudimentario y bastante dañado. Llevaba el pelo suelto, y hondeaba con el viento.

Al alcanzar a las aeronaves de D'nemo, se extendieron puentes y cuerdas para cruzar desde el navio nippon a la aeronave principal. El guerrero fue el primero en cruzar. Saludo cortesmente a los presentes con una leve reverencia, respondida por el gobernador con el mismo gesto.

-Ah, Arashi-dono, es un gusto volvernos a encontrar-

-Es un gusto, gobernador ¿puedo preguntar quienes lo acompañan?-

-Mucho gusto, ehm... guerrero? Mi nombre es Jacques D'nemo, soy el capitan de estas aeronaves-

El "guerrero" lo miró durante un momento, como si lo analizara. Luego, dijo

-Un placer, D'nemo, mi nombre es Arashi Ryuuken. Y no soy un samurai, como parece pensar. No hay muchos samurai que sirvan al emperador en lugar de al shogunado. Solo soy un simple ronin e inventor, y al menos temporalmente, capitan de esta aeronave- señalo entonces la aeronave nippona.

-Debo admitir que no esperaba encontrar nunca una aeronave de faccion nippona. El gobernador mencionó que la mayoria de las piezas han sido pirateadas de otras naves...-

-Asi es, instalarlas y repararlas fue el mayor reto. Si tuviesemos la maquinaria intacta de una aeronave funcional seria mucho mas facil, pero no puede hacerse mucho al respecto... Tenemos un lugar hacia el sur de la isla donde pueden atracar sus naves sin molestia, siganme y los guiaré hasta ahi-

Arashi cruzaba ya hacia su navio cuando se detuvo a mirar una de las aeronaves de D'nemo.

-¿es acaso esa una aeronave bretoña?- preguntó

-En efecto, Arashi-dono, la capturamos en el asalto- afirmó el gobernador

-... grandioso, entonces. Tal vez podamos llegar a un acuerdo por ella despues, D'nemo-san. Hasta entonces...- y se despidió con una reverencia dirigiendose a su nave.

Y asi, las aeronaves atracaron en el sur de la isla, desembarcando a sus tripulantes que luego se dirigieron hacia la fortaleza y su salon principal...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Equivocado
El Primero y el Último
El Primero y el Último
avatar

Experiencia 50
Mensajes : 376
Puntaje : 554
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 01/01/2010

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Dom 2 Ago 2015 - 19:07

Allí se sentaron, y, mientras comían un ramen, conversaron de los resultados del ataque a la flota interventora bretóñica.

- ¿Qué pasa, D'Nemo-san?  - Le increpó Arashi.- Apenas ha tocado su comida.

- No es nada, simplemente que las cosas de la estrategia militar me impiden cenar distendidamente. -Afirmó el capitán. En realidad, en parte también temía que lo envenenaran; aún no había superado el intento de traición al que habían sido sometidos. Ésta vez, sin embargo, había dejado tripulantes apostados en los navíos, preparados ante cualquier intento de robarlos, sea Ronin o Ninja.

- Bueno, yo le hablé de la aeronave bretóñica que capturaron... ¿Estaría dispuesto a negociar por ella?

- Ese es un tema complicado, honorable guerrero. -Respondió D'Nemo con tono oficial de la República Francosa.- Verán, como contraalmirante actuante, no estoy autorizado a vender ninguna de las naves de la expedición.

- Y que tal si... llegamos a un trato diplomático. -Intervino el gobernador, tentándolo. Había oido que a los franceses les encantaba la diplomacia.- Usted nos deja esa nave, que además no ha sido de su imperio y nadie extrañará ni sabrán que usted ha adquirido... y nosotros le damos algo a cambio.

- Además, -Volvió a tomar las rtiendas el guerrero- D'Nemo-san, usted parecerá un héroe que consiguió algo a cambio de nada.

El capitán levantó la ceja.
- Interesante propuesta. Pero una aeronave, y más tan moderna y ágil como las que usa el enemigo, no es nada barata ni fácil de obtener. El Empir Francophone, de todos modos, es generoso... lo que nos interesa es meramente las relaciones amistosas. Estaría dispuesto a darles tal excelso artilugio, meramente a cambio de un tratado a nombre del Emperador Nippón, de que éste puerto en la isla esté siempre abierto a naves de nuestra ilustre República, y que tengan en ésta isla una recibida amistosa garantizada. Por supuesto, con la soberanía aún siendo de su gobierno. ¿Qué les parece?

Los nipones empezaron a cuchichear, considerando su respuesta. Afuera, el Sol se hundía en el horizonte del mar sin fin cubierto de nubes.



El gobernador entonces ensayó una respuesta:
- En nombre de su Divinidad Imperial estamos dispuestos...

Pero tan emotiva (?) declaraciòn fue cortada al medio por un soldado molesto que entró al salón del palacio para gritarles las novedades:

- ¡Encontramos una nave bretóñica atrancada del lado norte de la isla! ¡Su gente está fisgoneando los templos sagrados Shinto como buscando algo! ¡Han cargado rocas sagradas de los jardines en sus bodegas!

- ¿CÒMO LO PERMITIERON? -Se enojò el Ronin.

- La guardia somos muy pocos, casi todos tuvieron que ir al sur para ayudar al desembarco de los señores de Francia y ayudar a los heridos del combate... los bretóñicos dicen que sòlo son mercantes de una misión privada y no parte de la expedición de la Marina Real... su dueño se identifica como un tal "Aroturo Tesrasa"... -Le costaba al soldado pronunciar los nombres extranjeros.

- ¡Arthur Tesla! -Exclamó D'Nemo recordando algo. Lo había conocido en una expocisión de tecnología de París organizada por su gobierno y de la cual el era el encargado militar. Allí se invitaban a ingenieros de todo el mundo. Entre tantos, a él lo recordó por ser un demente que querìa mezclar la magia y tecnología y estaba obsesionado con obtener fuentes de energía exóticas...
Mientras él estaba en sus pensamientos, los Restauracionistas ya habían empeado a dar ordenes.

- Destruyanlos a todos, no podemos correr ningùn riesgo. Y capturen su embarcaciòn. -Dijo iracundo el líder teniente de los soldados, ese que ya antes había dirigido la traiciòn.- Parece que ya no necesitaremos su nave despuès de todo. -Se dirigió con malicia ahora a los francosos.

- ¡No! -Se opuso D'Nemo.- Hagan lo que quieran con la nave, si es que pueden, pero no dañen a sus tripulantes. Tenemos superioridad, podemos tomarlos prisioneros. Los Bretóñicos pagarán mucho por el rescate de mercantes ricos, deben tener una compañía colonial en Lonndres. Además, ese loco nos puede ser muy ùtil. ¿No querían aprender de tecnología? Es un remarcado inventor.

- Con el debido respeto -Contradijo visiblemente molesto el teniente- Usted no puede darnos ordenes, ésta es NUESTRA isla en NUESTRO Nippón y haremos con ellos lo que nos plazca.

- Teniente, él puede tener razòn. -Lo corrigió el Ronin.- Necesito saber más sobre los artefactos voladores y un inventor de Occidente puede ser exactamente lo que nos faltaba para perfeccionar nuestra técnica y al menos reconstruir aeronaves más cercanas a su nivel... sin esta tecnología, estamos perdidos, y con ello toda la soberanía del Emperador.

- Así es. -Le dió la razón el gobernador. -Vayan todos y lleven a los francosos, ellos saben como pelear contra bretóñicos y nos han ayudado en la victoria. Además, nuestro huesped de honor el Capitán D'Nemó ya conoce a nuestro otro pequeño huesped "Bretóñíco", no es así?

- En efecto, y estoy seguro de que una nave comercial será pan comido para mis fuerzas, por cansadas que ya estén. Vamos ya.

En realidad pudo llevar a apenas puñados de soldados, considerando los que debían quedarse a defender y reparar las aeronaves dañadas; los nipones tampoco eran demasiados, pero al menos también tenían fusiles (a diferencia de los arcáicos pero numerosos ejércitos del Shogunato). Esperaban tomar primero la nave para impedir que los comerciantes huyan, y luego forzarlos a rendirse en la isla. La estrategia de Arashi era simple, su postura de combate aún arcáica, pero su corazón estaba entusiasmado.
Sin embargo, carecían de idea de los trucos que pudiera tener un ingeniero como el que enfrentarían...


______________________
"Si no riegas la planta, no esperes el fruto"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alkimia.webmmorpg.net
Ygdra
Alma del Bosque
Alma del Bosque
avatar

Experiencia 0
Mensajes : 109
Puntaje : 158
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 01/01/2010
Edad : 20
Localización : Anor Londo

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Lun 3 Ago 2015 - 3:17

Un sueño borroso escribió:
- esto no debió terminar así... Tesla -escuche aquella voz femenina de acento frances una ves mas
--------------
- ENERGÍA ALTERNA, SIN DUDA ERES UN DIAMANTE EN BRUTO -se reia aquella voz del que me veo obligado a llamar jefe
--------------
- uno pensaría que con esa prótesis serias alguien rudo pero mírate
--------------
- Alexandra sin duda es una joya de mujer y una gran arqueóloga -recuerdo a un joven con uniforme francés- pero trabajar junto a ella es una trampa mortal

Desperte una vez mas de este sueño, puse mi mano en el muñon donde debia estar mi hombro, cubierto de frio metal, es el precio que he pagado por querer mejorar el mundo...

- ha, un trato justo -murmure mientras me levantaba para conectar mi brazo mecánico

cinco minutos para probar que todo funcionaba, correcto, sali de mi camarote, sabia que me habia levantado bastante tarde, considerando el cambio horario debia ser ya mediodía

- Buen dia señor Tesla -decia uno de dos hombres cargando una gran caja

- si si, buen dia -viendo la caja- que consiguieron, una dotación de un año de té negro en esa caja?

no espere respuesta y tome el camino a bajar de la aeronave, al bajar veo a una sacerdotisa gritando a algunos de mis subordinados

Spoiler:
 

- disculpe mylady, por que le grita a mis hombres?

- Haa! tu diriges a estos barbaros!?

- eh, el capitan esta a cargo de la tripulacion pero, se diria que si -la veo confundido- por que razon?

- Como por que razon!? si estan saqueando el templo!

sin duda esta chica esta enojada, da hasta miedo, espera, saqueando el templo?. voltee un instante para ver a mis hombres empacar una gran estatua de un tigre

- excuse me mylady -camine hacia los tripulantes mientras la monja me gritaba en su idioma- Que demonios estan haciendo!

- cargando mercancias -me respondio como si no importara

- you fools, no se supone que carguen este tipo de cosas, y mas si son robadas

en eso el capitan se acerco y me tomo por el cuello como si fuera un colega ebrio en una noche de un bar

- Mr Tesla, veo que descubrio nuestros mas recientes eh, "intercambios" -tenia una botella de ron en la mano- veras amigo, el señor Eddison estuvo muy al pendiente de tu proyecto y sabes que? decidio aprobarlo, asi que estamos tomando todo lo que nesecitemos de nippon y lo llevaremos al laboratorio en Avalon entiendes?

- pero... pero esto esta mal, ademas la idea era realizar los estudios en un ambiente libre en lo posible de tecnologia

- oh vamos, este territorio es una zona de guerra inminente, ademas de que los francos interferirian mayormente en las investigaciones

- creí que Mr Eddison tenia tratos diplomáticos con el Emphir Franco

- si pero tu mas que nadie sabes que no se puede confiar en un francés no?

suspire resignado mientras me soltaba del brazo del capitán

- entonces que dices my friend, esto nos traerá mucho dinero

- This is not about your bloddy money -le golpee con el brazo robótico en el estomago y saque el revolver que este llevaba en el cinto

los tripulantes vieron la escena y soltaron lo que trajeran para rodearme, reaccione tomando al capitán por el cuello y apuntando a la cabeza con su revolver, al voltear para atrás, la sacerdotisa y otros pueblerinos estaban aludidos por lo sucedido

- All Right! escúchenme todos, si no descargan todo lo perteneciente al templo la cabeza del capitan tendrá un agujero tal que podrán poner unas lentes y usarlo de telescopio

- hagan lo que dice, por favor -el capitan gimoteaba como un cobarde, pero eso era bueno ya que sus hombres empezaron a bajar todo lo perteneciente al templo

pasado una hora todo lo perteneciente al templo y una gran mochila verde con mis cosas estaban en el muelle del pequeño pueblo, y finalmente y con su capitan liberado, el barco partio de puerto, dejandome en la isla nipona

- al fin el señor eddison tiene el motivo que tanto deseaba para deshacerse de mi -tome mi mochila mientras los aldeanos movian los objetos sagrados devuelta al templo- tomar al capitan por el cuello y usar su propia arma contra el, justo como en gremania junto a...

mis ideas se volvieron confusas, era incomodo sentir que un buen recuerdo se volviera amargo por un nombre

- eh, gomenasai? -la sacerdotisa interrumpió mi pensar

- eh... eh?

- solo quería agradecerte por ayudarnos a recuperar nuestros tesoros

- no tienes que agradecer, lo justo es justo, los valores son mas importantes que el dinero, y era lo correcto

- arigatou, pero por culpa nuestra te han dejado aquí varado

- igualmente vine para quedarme una temporada en nippon así que no es mayor problema -trate de sonar calmado, pero con la influencia del señor Eddison es probable que volver a bretoña no sea la mejor idea

- igualmente quería ofrecerte hospedaje en nuestro templo, y este medallon tora(虎) de obsequio

- te agradezco mucho y acepto tu oferta -toma el medallon- tora? que significa?

- significa tigre, es por el tigre blanco que se dice cuida este valle...

el resto del día fue tranquilo en comparación, debido a los sucesos con el grupo bretoño no pude acercarme a estudiar el campo magnético de las estatuas del templo, y realmente no avance nada con mi investigación, pero como descubrimiento personal me encontré con un poblado amable y tranquilo, su contacto con la naturaleza es increíble y el aire ciertamente es mas puro que el bretoño, y entre la calma decidí disfrutar un día de la sencillez de esta buena gente

______________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fanfiction.net/~hieeru
Rygnis
Administrador
Administrador
avatar

Experiencia 0
Mensajes : 176
Puntaje : 231
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 22/11/2010
Edad : 20
Localización : Perdido y sin GPS

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Lun 3 Ago 2015 - 11:15

Mientras la miko se alejaba con el inventor ingles camino al templo, de una calle lateral emergía una figuta cubierta por un sobrero de paja que cubria su rostro y ropas gastadas. De su cintura colgaban dos espadas, una mas larga que la otra.

-Interesante- murmuraba Arashi para sus adentros, y una vez mas se alegraba de haber pasado el suficiente tiempo como vagabundo ronin como para interpretar ese papel a voluntad.

En eso, un shinobi se acercó al guerrero desde un techo cercano, y sin abandonar las sombras, esperó instrucciones.

-Informa al gobernador que la situacion en el templo esta solucionada. Los bretoñicos no se han llevado nada. Dile tambien que posponga la reunion con D'nemo y se asegure de que sus hombres no dejen el castillo por ningun pretexto hasta que regrese. Puede que la mesa de negociaciones haya cambiado drasticamente a nuestro favor en la ultima hora...-

El shinobi se retiro con prisa, pero tan silencioso como era habitual en los de su clase. Luego, y con un andar lento y algo encorvado, Arashi se dirigió al templo.

_________________________________________________

En los terrenos del templo, la miko guiaba a su visitante breton a su habitacion, mientras le mostraba el lugar y le indicaba donde quedaban ciertos puntos de interes. Una vez en la habitacion, se entretuvo un par de minutos conversando con su invitado, y nuevamente agradeciendo sus acciones, cuando otra chica se acercó a ambos, informando a la miko que un ronin habia llegado, y preguntaba por ambos.

Extrañada, le dijo a la chica que lo trajera hasta alli. Tesla no se veia muy tranquilo con la decision, pero supuso que no pasaría nada. Despues de todo, estaba en un templo ¿Verdad?

El ronin no tardó en llegar, y se apostó cerca de la puerta.

-Y bien ¿Que busca?- preguntó la miko.

-Disculpe si la pongo nerviosa por presentarme así- habló el ronin mientras se retiraba el sombrero -pero tengo que hablar con su huesped, si no es mucha molestia-

La miko reconoció su rostro en el acto. Arashi Ryuuken. El no era un ronin sin mas. Era EL ronin. Tartamudeando, intento responder al recien llegado.

-Descuide, descuide, no sabie que era usted, Arashi-sama, eh... quieren algo de tomar? creo que hay te recien hecho...-

-Seria agradable, gracias- respondió el ronin.

La joven se alejó en busca del te, dejando a ambos hombres mirandose fijamente por un segundo.

-Su nombre, segun entiendo, es Arthur Tesla ¿Correcto?- inició el ronin.

-Si, en efecto, pero... quien es usted?- preguntó el aludido.

-Mi nombre es Arashi Ryuuken, o sencillamente Arashi como la mayoria me llama. Sirvo al emperador del Dai Nippon como combatiente y como investigador-

-Ah, de los... como les llamaban? restauradores?-

-Restauracionistas, pero da igual. Vine a verlo porque tengo un trato que proponerle, que quiza sea de su interes-

-No me interesa mucho unirme a ninguna guerra, gracias- se adelantó Tesla.

-No se apresure, Tesla, no he venido a invitarlo a nuestras filas. He venido porque escuché que esta interesado en nuestras tradiciones, particularmente en lo que refiere a las magias antiguas- empezó a explicarse Arashi.

-Es el caso, en efecto, pero... eso a usted en que le atañe?-

-Me atañe porque podria ofrecerle acceso mas facil al conocimiento que busca-

El breton callo por un momento, pensando en lo que acababa de oir.

-Y a cambio ¿que espera de mi?- preguntó -porque supongo que no será gratuito-

-No, en efecto, no lo será. Pero lo que pido a cambio es que me permita aprender sobre su tecnología occidental, sobre sus maquinas voladoras y como las hacen funcionar, y muchas otras cosas-

-Ya veo... sabra que busco combinar ambos conceptos, supongo- dijo Tesla

-Si, lo se. Yo busco mas o menos lo mismo, pero desde el otro lado de la senda- se explicó Arashi -Podríamos ayudarnos el uno al otro en nuestra busqueda-

-puedo preguntar ¿para que quiere un jappones esta tecnología?- se aventuró Tesla

-Para unir al Nippon una vez mas. Entienda que asi como usted no busca unirse a una guerra, otros de los suyos no piensan igual, y solo nos ven como otro pedazo de tierra que pueden tomar a su antojo. Y, a menos que terminemos este conflico interno estupido, jamas podremos hacerles frente. Y para lograrlo, debo probar que podemos abrazar esta tecnología sin perder nuestras tradiciones-

-Fusionando la magia con la ciencia- concluyó Tesla

-Correcto- siguió Arashi -Espero que no me crea un belicista sin mas, como esos daimio del shogunado que solo piensan en la victoria en el campo de batalla en nombre de su señor, sin pararse a pensar en consecuencias-

-No, en absoluto. Entiendo su idea, Arashi. Tal vez podamos realmente beneficiarnos el uno al otro. Tendre que pensarlo, pero me atrae-

-Me alegra oirlo-

En eso, llegó la miko con el té.

-Arigato- agradeció el ronin. La chica aun se mostraba algo nerviosa por tener a un señor de la guerra en su templo, sobre todo tratandose del local.

-En fin, Tesla-san, he de atender otros asuntos. Tengo que lidiar con un grupo de francosos antes de que se me salgan de las manos-

-¿Francosos?- exclamó Tesla -¿Aqui, de todos los lugares del mundo?-

-Jacques Jean-Pierre D'Nemò, imagino que el nombre le sonará. Dijo que lo conocía-

-El maldito bastardo de D'nemo, si. Lo recuerdo ¿que se supone que hace ese mequetrefe alcornoque aqui?- Tesla parecía irritado por las noticias.

-Buscaba un puerto para sus naves, ofreciendo su tecnología a cambio. Ahora, creo que ya no lo necesitamos. Gracias a usted, por supuesto-

-Pues me alegra saber que he ayudado a echar a la calle a un monton de francosos- dijo Tesla jocoso.

-Creame, a mi tambien me alegra no tener que llegar a un pacto con ellos-

Arashi terminó su taza de te y se encaminó a la puerta.

-El te estaba muy bueno, miko-chan. Espero poder volver a probarlo algun dia-

Si la miko habia logrado calmarse, acababa de perder ese esfuerzo.

-Bueno, debo irme. Le hare saber cuando los francosos ya no esten por aqui, Tesla-san. En ese momento sera hora de que inciemos una buena relacion de negocios en regla. Hasta entonces-

Y con esto, el ronin se encaminó a reunirse con sus hombres y los francosos, a los que ahora estaba determinado a echar de la isla... con o sin sus naves.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Equivocado
El Primero y el Último
El Primero y el Último
avatar

Experiencia 50
Mensajes : 376
Puntaje : 554
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 01/01/2010

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Lun 3 Ago 2015 - 17:07

Al recibir la noticia de que los Bretóñicos ya habían huido de la isla, D'Nemó se dió la vuelta junto con sus hombres.

"Y para colmo ahora no podremos alcanzarlos" -Se dijo algo ofuscado.- "Movilización para nada"

- Disculpe el atrevimiento señor... -Le dijo uno de sus tripulantes de élite- No pude evitar escucharlo hablar sólo, pero, ¿No le parece extraño que digan que se fueron sin tomar nada y sin pelear?

- Sí, definitivamente algo nos ocultan. Pero no importa. Lo importante es que no pudieron tomar su nave, así que ahora la negociación por el puerto seguro podrá concluirse... -Afirmó el capitán, sus ojos volviéndose a encender con el brillo de una misión bien cumplida; y pensando en ésto, apuró el paso a pesar de estar cansado.

Pero la realidad con la que se encontraron era otra. Las puertas del palacio estaban cerradas a ellos. Una geisha les informó que el Gobernador estaba durmiendo ya y que sólamente los verían a la mañana siguiente. No sólo eso, sino que les mencionaron que el Ronin tampoco se encontraba cuando pidieron al menos hablar con él.

El capitán del Empir volvió entonces algo abatido a la calidez familiar de sus aeronaves. Sus enormes globos llenos de qaire caliente, sus llamas y sus motores le devolvían algo del ánimo que había perdido en esas tierras extrañas y traicioneras. Recordó sus primeros días en la academia, en los cuales no era más que un maquinista.  Aún le gustaba ser el que encendía el motor al comienzo de los grandes viajes, con una de esas llaves enormes y ornadas que legaba la Marina Cosmopólita. Si había ascendido de rango, era por su intrepidez y ambición; pero esa ambición casi le había costado la vida a todos éste día.
Mientras entraba, saludó a los soldados apostados afuera, algunos de los cuales jugaban y se entretenían con sus contrapartes nippones, enseñándose mutuamente tácticas de combate. En tiendas de campaña, unos pocos heridos fraternizaban con tímidas mujeres locales que los trataban; pudieron divisar orejas animales en un par de ellas. Pero una vez adentro de las naves, los nippones no estaban permitidos.



Se dirigió entonces al puente de mando de la nave principal, la Feu deles Etôiles, donde había instruido a esperar a su segundo oficial para evaluar y discutir la situación.



- Claude, ¿Sabes de las noticias?
- Sí, los hombres me han informado. Es un verdadero infortunio... ¿Sospechas una trampa?
- Eso me temo. No sería la primera vez que éstos nippones son deshonestos con nosotros. Ese teniente claramente no estaba feliz con nuestra presencia. ¿Y el ronin? No debería haber desaparecido así como así. Algo huele, y no es a cerezos.
- Quizás deberíamos retornar a París, Jean-Pierre.
El capitán le lanzó una mirada incrédula.
- Perdón... señor D'Nemo.
-  No, no es eso, ¡Es que tú mismo dijiste que allí nos cortarían la cabeza por fallar!
- Pues, lo he estado pensando; y no. ¿Acaso no hemos vencido a los Bretoñes en batalla? ¿Acaso no hemos capturado una de sus naves? Llevemos la comida que podamos y levemos anclas. Podemos ir parando en las colonias para descansar y aprovisionarnos en el camino hasta llegar a la Île de France.
-  Cierto, muy cierto.-Se llevó la mano al mentón D'Nemó y arqueó un poco su bigote.- ¡Sería justo que nos recibieran como héroes!
- No deberíamos tener tantas expectativas. Lo que se esperaba de nuestra expedición era mayor. Y ambos sabemos que el Empir ciertamente es grande y bello, pero no es justo.
Se hizo un silencio obvio, roto apenas por los golpes de pistones que los tripulantes probaban arreglar. En las ventanas del puente, se veían las estrellas, las nubes, la noche; el cielo arriba, y las nubes abajo como un colchón de sueños.
- Pero debería serlo. -Interrumpió la quietud el capitán.- Por eso es tan importante nuestra victoria. Si volvemos victoriosos, ¡Qué reconocimiento no tendríamos! ¡Qué cambios no podríamos hacer con nuestras benignas influencias! El congreso de los ciudadanos se rendirá a nuestros pies.
- Aún si todos esos sueños de grandeza fueran ciertos, ¿No vemos que no hay respuesta de los nippones? Si la hay, va a ser ruina, no victoria... son un pueblo xenófobo, con unas costumbres atrasadas. No comprenden lo inclusivo e iluminado del Empir. No entienden los principios de una República. Todavía piensan que su líder es un dios... no han comprendido que el único Dios vive en la mente de las personas. Si contestan a nuestra propuesta, será con miedo e ira.
La mente del capitán divagó por lo que había pasado en los últimos tiempos. Apenas habían estado en Nippón dos semanas y sin embargo sus fuerzas estaban completamente drenadas. La mayoría fue preparación y entrenamiento. Nadie en ese entonces hubiera predicho que el engaño y la batalla contra los Bretóñicos no sería lo más difícil, sino las negociaciones posteriores con los restauracionistas y ser traicionados ellos mismos. El país tan pacífico, con sus islas bellas y tan cuidadas como jardines, en realidad parecía una trampa mortal. Invitaba con suavidad a pasar más y más adentro. La hospitalidad de su cortesía no tenía rivales. Pero a fin de cuentas, sólamente parecía ser para al final apuñalar por la espalda; para rodear y asfixiar con sus pétalos. El crisantelmo y la espada. Sin embargo, no debía desistir.
- ¡Más razón para querer enseñarles! Además, nuestros tripulantes se llevan bien con sus soldados. La amistad es un idioma universal. Han luchado juntos y son hermanos en armas. ¿Cómo nos atacarían?
- Olvidas que no todos ellos son hombres. Estas pequeñas escuadras son sólo lo que vemos, pero en estas tierras perdidas hay espíritus y mercenarios y ladrones y cosas que escapan a nuestra vista. ¿Vale la pena arriesgar la vida de nuestros hombres por un sueño imposible? Al menos ahora. Habrá otras chances.
- ¡Pero estuvimos tan cerca! -Lamentó D'Nemó recordando la declaración interrumpida.
- Eso no lo sabemos. Tan cerca... o tan lejos.
- ¿Sabes qué? Tienes razón. Tengo una responsabilidad con nuestra tripulación y con el Empir. No soy sólo un cazador de gloria, ahora soy un capitán (aunque no me hayan querido ascender a almirante cofcof) y honraré ese camino. Si no hay novedades, zarparemos al amanecer.
- Sí, todo indica que las naves estarán listas para ese entonces... mientras tanto, recomiendo que durmamos.
- Estoy de acuerdo. Bonne Soireé, primer oficial.
- Bonne Soireé, mon capitain.

Pero Jean-Pierre aún pasó varias horas supervisando las reparaciones y hablando con los hombres, tratando de captar cada detalle posible de lo que habían visto, oido, y en las condiciones que estarán las personas y las aeronaves. Finalmente, se retiró a su camarote lleno de pequeños artilugios. Allí concilió un sueño intranquilo, arrullado por el grave y rítmico sonido de fondo de las máquinas. Soñó con mapas, dragones místicos de oriente, una niña en un escritorio, halcones cazando zorros, sesiones agitadas del Directorado Republicano Imperial, y naves del Empir viniendo a su asistencia. Sólo esperaba que lo despertara su reloj, o la luz del Sol entrando por la ventana blindada, o los gritos y martillos de los hombres al aprestar los toques finales al fuselaje... cualquier cosa menos un ataque sorpresa.


______________________
"Si no riegas la planta, no esperes el fruto"


Última edición por Equivocado el Mar 4 Ago 2015 - 2:20, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alkimia.webmmorpg.net
Oniu
Administrador
Administrador
avatar

Experiencia 400
Mensajes : 53
Puntaje : 53
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/08/2014

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Lun 3 Ago 2015 - 18:59

Los búhos y lechuzas iban y venían conforme pasaban la noche. Hace dias habíamos dejado atrás Paris, incluso ya no se divisaba tierra alguna sino pequeños islotes que iban y venían. 

La ruta que Cyprien había seleccionado era curiosamente tranquila, pareciera que no fuera una ruta que se usara muy a menudo "caminos secretos", lo escuche decir a uno de sus oficiales, de vez en cuando me preguntaba como ellos no podían conocer los caminos de sus propios terrenos. 

-"Si nos consiguiésemos unas naves por aquí"- informo a sus subordinados- "Lo mas probable es que fueran piratas o invasores" 

Mordí un pedazo de pan mientras Tache se posaba a mi lado, en su pequeño pico se podía apreciar una pequeña lagartija, observe como la devoraba con gozo y nuevamente se marchaba a por mas comida. Sentí los pasos de alguien viniendo en mi dirección, por lo firme que pisaba debía ser un oficial y por lo silencioso que se acercaba no confiaba en mis aves o quizás no quería asustarme. Voltee instintivamente a la zona alumbrada con una pequeña linterna...Y en efecto no me equivocaba, alguien se acercaba.

-Señorita Cauet- dijo saludándome un oficial mientras sacaba algo de su abrigo- Necesito el servicio de unas de sus aves

-¿Les ves caras de mensajeras?-pregunte con ironía

-Pensé que podría tener alguna....

-¿Paloma?

-Si- afirmo el  oficial cuyo nombre no recuerdo- Son buenas mensajeras.

-Ellas solo regresan al lugares que conocen...y ya va amanecer, ¿para quien es la carta?

-Para la tripulación del capitán D'Nemo, evidentemente vamos a ir a prestarle apoyo o estar cerca si necesita alguno.

-Déjeme, yo la envió.

-Merci.

El oficial se retiro rápidamente, sabiendo que el alba se aproximaba las aves nocturnas comenzaron a regresar a la nave, algunas se quedaron por ahí, seguramente encontraron un buen árbol donde pasar el día. 

Me retire de la cubierta para entrar en la sala donde las pequeñas aves estaban, entre con cautela para no querer asustarlas, me relaje un poco al oír que la mayoría estaban despiertas, Revise que la ventana estuviese abierta y me fui por los halcones. 

Agarre un ratón por la cola y luego completo por el cuerpo, le acariciaba la cabeza suavemente mientras pensaba a que ave enviar, tenia que ser rápido y que no presentara ninguna amenaza, ¡al caño la amenaza!

Abrí un cajón donde salio un halcón dándome los buenos días

-Bonjour-dije mientras le entregaba el ratón que chillaba mientras lo agarraba en sus garras 

Rasgue el sobre y saque el mensaje, lo lei atentamente

carta:
 
 

Corto y simple, no entiendo para que el sobre. 
Lo doble e hice un pequeño tubo con el papel, limpie las pequeñas patas y metí el mensaje en un...no sabría como llamarle, ¿portador? ¿estuche? igual no era muy visible al menos que el animal estirara la pata. 

-Aliados-dije mientras salia a la cubierta- viste parecido a él- dije señalando a Cyprien quien caminaba medio despierto por la cubierta, el ave medio abrió las alas esperando mas información- Estan mas adelante quizas para haya-refiriéndome a oriente mientras señalaba el horizonte- Ve, mi pequeño Galop, vuelve antes del anochecer.

Vi satisfecha como el ave emprendía vuelo, regrese para sacar a otras aves antes de marcharme a dormir y mire con la pluma improvisada con la punta llena de sangre, evidentemente, mi firma tenia que estar en algún lugar  8)

Mensaje:
 

__________________________________
Off: no saben cuanto tarde en escribir eso :p
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rygnis
Administrador
Administrador
avatar

Experiencia 0
Mensajes : 176
Puntaje : 231
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 22/11/2010
Edad : 20
Localización : Perdido y sin GPS

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Lun 3 Ago 2015 - 21:04

Ya habia caido la noche cuando Ryuuken regresó a espacios de la fortaleza, una vez dentro y cambiado por sus atuendos algo mas formales, fue informado por algunos mensajeros de que los hombres de D'nemo se mantenían cercanos a sus navios, y parecian prepararse para partir.

-Vaya... no esperaba que desistiera con tal facilidad- se dijo Arashi -esperaba en estos momentos tenerlo aporreando mi puerta y demandando ser escuchado y que aceptaramos sus terminos... En cualquier caso, ya no necesitamos con tanta desesperacion obtener un navio como para ofrecer a cambio un puerto. Solo que el no lo sabe-

El ronin permaneció despierto hasta tarde, atendiendo algunos asuntos administrativos con respecto a los soldados restauracionistas, y luego dedicó tiempo a pensar en como trataría con el francoso en la mañana.

Por un lado, si podia obtener el navio breton en posecion de D'nemo con un trato menor estaba dispuesto a intentarlo. Por otro, no le interesaba en lo absoluto que D'nemo se enterase del por que su propuesta habia perdido validez. No le haria nada de gracia que un breton le hubiese quitado el puesto, y era muy posible que tomase represalias.

Pensó que lo lógico sería reunirse con el capitan al alba, probablemente momento en el que pensaban en marcharse, y exponerle que la oferta que planteaba (un barco a cambio de un puerto) les parecía excesiva, a pesar de necesitar su tecnología. Le ofrecería, en su lugar, un salvoconducto que le permitiría atracar en un pueblo cercano, favorable al emperador, donde podría abastecerse mejor y quiza poder asentarse un tiempo con mas calma que en lafortaleza. Asimismo, estaba dispuesto a ofrecer cierto tesoro, tres antiguas rocas talladas, que en la posición adecuada impedirian que su enemigo, fuese quien fuese, lo detectara.

Si no aceptaba, lo dejaría marchar sin poner peros, pero valia la pena intentarlo. Despues de todo, cualquier ventaja era poca contra el poder del shogunado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Equivocado
El Primero y el Último
El Primero y el Último
avatar

Experiencia 50
Mensajes : 376
Puntaje : 554
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 01/01/2010

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Mar 4 Ago 2015 - 8:09

Lo que despertó al capitán de la Feu deles Etoiles no fue nada de lo que esperaba, sino un hacón golpeando a su ventana poco después del amanecer. Primero lo quiso ahuyentar, pero luego vio que en una de sus patas llevaba atado discretqamente un mensaje y lo dejó pasar.

El mensaje estaba, para su sorpresa, encriptado, pero se encontraba escrito en un papel oficial del Empir así que se apresuró a descifrarlo. Iba así:

Halcón (?) escribió:
Capitán D'Nemo

Nece-i--m- ---ente -a --ocnc-on de donde ---edes n--egan,

Aeo-o
C.P.R
SEDA

Por lo que parecía, era de parte del Capitán Ciprián. Quizás sí viniera apoyo después de todo, como en su sueño. Y si lo hacía, seguramente él traería gente importante del Empir para observar los logros. ¿Quizás debería intentar esperar un poco más hasta que llegaran?

...pero no pudo terminar de pensarlo, porque recibió noticias de sus soldados:

- Señor, la capitana Mégane Mersault quiere hablar con usted, dice que es urgente.

- Mon dieu! No ella, no ahora...

Esa mujer de temperamento irascible era la comandante del segundo navío, Vients del Nord, y su tripulación le era leal hasta la muerte. Ya le había causado problemas en otras ocasiones. A pesar de ser una combatiente feroz, su carácter la hacía impredecible. Era como si una llama de origen desconocido la hiciera arder por dentro ante los más mínimos desvíos.

- JEAN-PIERRE D'NEMÓ! -Le gritó al verlo en cubierta.- ¿¡Conque levantándote tarde otra vez, eh!? Veo que éste país blando afecta la disciplina.


Se acercó a él a pasos agigantados y muy rápidos, sobre todo para llevar una pierna vendada y muletas de bronce por las heridas que había sostenido en la batalla con los bretóñicos.

- ¿Qué pasa, señorita Mégane? -La increpó el mencionado.

- ¿Puede decirle a éstos hombres que hay una confusión y usted no ha dado la orden de prepararse a zarpar antes del mediodía? -Lo intimidó inquisitivamente.-
Que yo sepa aún no hemos sometido a los locales a un acuerdo.

- En efecto yo he dado esa orden, los nippones no se han mostrado receptivos, y ya establecimos el primer contacto y tuvimos una victoria en batalla. La expedición ha sido un éxito y regresaremos a Francia.

El gesto de la capitana se trocó con desdén y respondió en consonancia:
- ¡Tonterías! Espero que estés bromeando. Eso no ha sido para lo que nos enviaron, no "señor". -Empezó a gritar tan fuerte que todos en cubierta los miraban, y ella lo sabía.- ¿Hemos derramado nuestra sangre por nada? ¡Mira mis piernas! Yo me rompí en el combate mientras tú jugabas a la casita de té con el gobernador. -Fue deliberadamente ofensiva.

- Retracta eso, sabes que insultar a tu oficial a cargo es una ofensa punible en el Empir.  -Le contestó D'Nemó ponièndose rìgido.

- ¿Ah, sí? Ni siquiera eres almirante de verdad, sólo estás aquí porque al Alte. Nogy le dió gripe asiática en la polinesia... ¿Sabes qué más es una ofensa punible? -Mencionó Megané agudizando su vista, y de un movimiento rápido arrebató de las manos del capitán un papel que identificó como un comunicado de otra nave Francosa.- ¡Retener información de los otros capitanes! -Y así levantó el papel en el aire frente a todos y leyó en voz alta lo que interpretaba: "Capitán D'Nemo, necesitamos urgente la información de donde ustedes navegan", ¡Y está firmado con las iniciales del capitán Cyprien!

D'Nemo entró en crisis. Ni siquiera había tenido tiempo de terminar de descifrarlo, mucho menos de anunciarlo ni de cambiar su decisión, pero ahora estaba siendo avergonzado en frente de todos los demás. Se tambaleó y tartamudeó.

- Yo, yo iba a decírselos, además...

- No sólo esta viniendo ayuda, ¡Sino que en éstas mismas embarcaciones, ya tenemos más cañones que todo Nippón! Podemos volar fuera de sus alcances y bombardear el castillo. Podemos tomar ésta isla por asalto y justificar a nuestros caídos en combate. Estos nipones no son nuestros aliados. Intentaron asesinarnos y lo harán de nuevo. ¿Para qué? ¿Para que los bretóñicos vuelvan y se queden con todo? Podemos impedirlo. Si el "capitán" D'Nemo no es un cobarde, eso es.  Ya hemos probado nuestra valía. Yo misma los liderarìa hasta el fin del mundo.  

La reputación de un oficial es todo lo que tiene. Si sus hombres se amotinan contra él, está perdido. Esa mujer había sido una rival hábil y por el momento estaba desarmado. Cualquier cosa que dijera sería usada en su contra. Los heridos y cansados querían que todo valiera la pena. Megane se acercó mucho al oido del capitán y susurró:

- Sabes, solías tener la reputación de ser uno de los más intrépidos. Pero ahora, mírate. Sabes que ellos me seguirán. Tienes una oportunidad de hacerlo por las buenas y dejarme liderar el asalto, aún serías el héroe. Pero si no lo haces, te denunciaré cuando llegue la otra nave y tendrás suerte de si te dejan ser un concierge el resto de tus días. ¿Qué camino tomarás?

Esa era la última ofensa. Él... no era... un cobarde.
- ¡Preparen las mechas! ¡Alineen las armas! ¡Limpien los aceros! -Gritó anunciando el nuevo curso a todos- ¡La capitana Megane coordinará el asalto! ¡Hoy será un día inmortal para el Empir!

La mujer sonrió, escribió una respuesta rápida en el mismo código y se la dió al halcón para que regrese. Inmediátamente, bajó a encarar al emisario de los restauradores que pedía que fueran a reunirse al palacio: - Hoy no habrá negociaciones, enano nativo. Ese palacio es nuestro.

Se retrayeron los puentes, las tres aeronaves francosas y la bretóñica capturada tomaron trabajoso vuelo en el aire sobre la isla. Sonaron pesadas las ruedas de la maquinaria de combate y se abrieron las compuertas laterales.

- Apunten al palacio... preparen las balas explosivas... ¡FUEGO! -Gritó la voz enardecida de Megane, y el disparo al casi unísono de decenas de cañones hizo vibrar los suelos. Partes del palacio, hecho en su parte superior de madera y papel (con sólo la base de piedras) volaron por todas partes. Los sujetos de la corte provincial intentaban escapar pronto ante la conmoción.

- Qué he hecho... -Se dijo D'Nemó al ver los destrozos. También le pareció divisar que la silueta del tal ronin se disolvía entre las sombras de los escombros.

- ¡Me rindo! ¡Me rindo! -Intentaba transmitir el gobernador gordo huyendo con su esposa de sus atacantes en los cielos.

- ¡No aún! Deben aprender su lección. -Contestó Megane por un altavoz. Claramente su motivación era más venganza que victoria.- ¡Próxima ronda! -Ordenó con una felicidad fuera de lugar.

Los cañones volvieron a disparar haciendo que caigan columnas en llamas; las paredes quemadas se deshacían frente a los ojos en una columna de humo. La isla que apenas ayer se veía tan pacífica adquiría un tono trágico.



- Basta, ya fue suficiente, para el ataque. Estoy seguro de que bastó. -Intentó frenarla D'Nemó. No sólo era un espectáculo poco agradable, sino que sólo podía imaginar qué pensarían los otros francosos si llegaran y los vieran haciendo ese desastre sin apenas propósito.

- ¡Cállate! ¡Tú no sufres lo que yo! ¡Nunca volveré a caminar! -Conestó ella con un muletazo fuertísimo en la sien. Mientras el capitán caía sobre un soldado que lo sostuvo y luchaba por no perder el conocimiento del golpe, observó cómo decenas figuras vestidas de negro subían ágilmente a los techos colapsados de los palacios. Desde allí, comenzaron a lanzar hacia sus aeronaves cadenas y cables que se adherían a las paredes con ganchos. Shinobi...

______________________
"Si no riegas la planta, no esperes el fruto"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alkimia.webmmorpg.net
Rygnis
Administrador
Administrador
avatar

Experiencia 0
Mensajes : 176
Puntaje : 231
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 22/11/2010
Edad : 20
Localización : Perdido y sin GPS

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Mar 4 Ago 2015 - 11:16

El castillo estaba en llamas. Las inmediaciones ya se veian afectadas por el fuego y las explosiones causadas por los cañonazos de los navios de D'nemo. Cinco minutos antes, Arashi se dirigia tranquilamente a intentar negociar nuevamente con el capitan, y los acontecimientos lo asombraban casi tanto como lo enfurecian.

D'nemo pagaria por su traicion. Con creces.

El ronin buscó a sus oficiales, que ya coordinaban la defensa.

-Arashi-taichou, los shinobi apostados para vigilar sus navios ya han entrado en accion. Causan daños en sus navios, pero nada serio. No tenemos mucho tiempo antes de otra descarga- le informo uno de ellos.

-Desplieguen a nuestros arcabuceros y denles apoyo, que apunten a cables y a los globos que sostienen los navios- ordenó -Los demas soldados deben ayudar a evacuer a los habitantes del pueblo a los refugios internos y luego apalear el incendio-

-Pero, señor...- dijo preocupado uno de sus hombres -arcabuceros y shinobi contra cuatro aeronaves de guerra? como podemos ganarles?-

-De eso me encargare personalmente. Ahora vayan y cumplan lo que les he dicho- sentenció el guerrero, con una mirada tan furica que nadie se atrevió a contradecir sus ordenes.

Arashi Ryuuken se dirigió entonces a los muros de la fortaleza, en concreto a un punto que casi se encaraba a los navios de D'nemo, pero que se abria al inmenso mar de nubes justo debajo. Se posicionó ahi, y contemplo un momento el asalto.

Los shinobi cumplian labores de sabotaje a las naves. Uno solo de ellos podia entretener a mas de cinco hombres mientras cumplia con su trabajo, y habia apostado por lo menos 150 a la vigilancia de las aeronaves. Eso los mantendria ocupados el tiempo suficiente para que los arcabuceros llegasen a adelantar el trabajo. Y, en efecto, ahi llegaban, y empezaban las rondas de disparos. Pronto, numerosos cables se soltaron y algunas bolsas de aire se rompieron con facilidad.

Pero Arashi sabia que la victoria aun estaba muy lejos. Los hombres de D'nemo eran mucho mas experimentados en combate que sus arcabuceros, y la efectividad de los shinobi en batalla pronto acabaria por mermarse, y se verian obligados a retirarse para conservar el grueso de sus fuerzas. Tenía que hacer algo.

Se decidió, y subió sobre el muro de proteccion de la muralla, encarandose al vacio. Habia querido guardarse este pequeño secreto para otra ocasion, sabia muy bien que los rumores que surgirian despues de sus acciones se esparcerian rapidamente aunque los contuviese, y despues posiblemente le traeria problemas. Pero ahora no tenia otra salida.

El ronin se llevo una mano a la boca, y emitió un silvido melodico corto... y luego salto al vacio.

_____________________________________________________________________________________

-¡Devuelvan el fuego, preparen los cañones!- gritaba Mersault desde su puesto, junto a ella D'nemo, aun aturdido por el golpe que le asestaron. Los francosos ya estaban terminando de rechazar a los shinobi, y devolvian el fuego a los nippones. Los cañones se preparaban para una nueva descarga, cuando...

-¡DRAGOOOOOOOON!- anunció un soldado desde el otro lado del puente. Muchos otros se detuvieron a observar, y D'nemo sintio como se le helaba la sangre.

En efecto, un dragón negro se acercaba a toda velocidad a los navios. Largo y sinuosos, superaba con facilidad los 25 metros de largo. Su pelaje, de un blanco plateado, reflejaba la luz creando un extraño contraste luminico mientras avanzaba por el cielo del amanecer. A pesar de su tamaño, su velocidad era tal que en menos de un minuto estuvo sobre los navios. Mersault ordenó dar la vuelta al navio mas cercano para encararlo, pero llego demasiado tarde.

El dragón embistio con toda su furia contra los dirigibles de la aeronave, y de un par de zarpasos los abrio de par en par. El aire caliente escapaba con velocidad, pero antes siquiera de que empezara a perder altitud, el dragon tomo impulso y arrojó el cuerpo de la nave como un pendulo contra las demas. La colision desequlibro toda la formacion de los francosos, y causo serios daños a una seguna aeronave. Entonces, desde lo alto, se oyo una voz tronante, por encima incluso de los disparos de mosquetes.

-¡D'NEMO!-

Arashi Ryuuken caia desde la cabeza del dragon directo al puesto de mando en el timon de la nave principal. La furia en sus ojos era tal que podria bien haber lanzado llamas por los ojos. Aterrizó con un giro rapido, desenvainando ambas espadas. Varios hombres se interpusieron en su camino, pero sin esfuerzo aparente hizo a un lado las ballonetas de sus rifles y los sables de abordaje, y en un momento todos acabaron muertos. Avanzo sin piedad hacia los capitanes, donde Mersault intento hecha una furia combatir contra el nippon con sus muletas.

-¿Eres capitana de estos navios, como D'nemo?- preguntó el ronin.

-¿¡Y A TI ESO EN QUE TE CONCIERNE!?- le espeto, casi escupiendole -¡VAS A MORIR HOOO...-

Su grito se ahogo en su propia sangre mientras la wakizashi le atravesaba la garganta como si esta no hubiese estado en medio. Su cabeza cayó al piso con un golpe seco. Entonces, avanzó sobre D'nemo, que aun no se recuperaba del susto.

-¡Espera! ¡Espera!- gritaba el capitan -¡Ella ordeno el ataque, ella tomo el control!-

Retrocedía con evidente temor. Algo mas lejos, se oia como el dragon rasgaba la tela de otro dirigible.

-Eso dices- respondio el ronin -pero tu tambien estabas al mando. Te abrimos las puertas, accedimos a negociar con ustedes extranjeros ¿¡y asi nos lo pagas!?-

Lanzo un sablazo que casi rozo a D'nemo en una pantorrilla, pero acabo estrellandose contra el barandal de madera, atravesandola como mantequilla.

Tomó al capitan por la chaqueta, y puso sus caras a la misma altura.

-Deberia matarte por lo que has hecho hoy- sentencio -Pero te dejare ir, y a tus hombres contigo, solo porque ella esta muerta- señaló el cadaver de Mersault.

D'nemo no dijo palabra, pero asintió.

-Ordena la retirada, toma a tus hombres y vayanse en los botes de emergencia- le dijo, con una mirada furica -Tus naves ahora son mias. Agradece que no te quite nada mas. Si vuelves, tu cabeza colgara de mis muros-

En ese momento, la cabeza del dragón negro se asomo tras el ronin, y este fue a su encuentro. Poso su cabeza sobre el hocico, y murmuró algunas palabras por lo bajo, luego montó en la bestia, y esta se alejó del navio, pero se mantuvo vigilante, pues Arashi no estaria tranquilo hasta ver a los francosos fuera de la isla... o para ser mas precisos, fuera del Jappon mismo.
_________________________________________________________________

off: jopeta, y yo que queria guardar el dragon para mas tarde :( tengo que explicar despues como lo consiguio er bisho este, en sus tiempos de shogunado xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Oniu
Administrador
Administrador
avatar

Experiencia 400
Mensajes : 53
Puntaje : 53
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/08/2014

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Mar 4 Ago 2015 - 15:15

el grito de un halcón alarmo a Cyprien que caminaba de un lado a otro por el camarote, abrí la ventana con sueño para luego enfurecerme. 

No soy amante de halcones, pero ese lo tenia desde hace mucho tiempo. 

Cubierto de hollín Galop se poso cansado en mi brazo, de hay bajo al escritorio donde se quedo y estiro su pata, solo para mostrarme un estuche vacío.

-¿Y?-pregunto el capitán Devian

-Esta vacío- respondí haciendo una mueca-Se tuvo que haber caído mientras Galop volvía.

-¿Ahora?-pregunto Cyprien pensativo- No pienso llevar a nadie a una batalla.

-Tengo una idea-dije mientras me paraba- Alisten pequeñas embarcaciones, creo que se podrá hacer un trato.

Me pare y agarre a Galop por el cuerpo cuidadosamente, no estaba segura pero no me apetecía en absoluto estar en un campo de guerra. Deje a Galop reposando, que tuviese agua y suficientes conejos a su alcance, estaba cansado el pobre.

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

De las tres naves que fueron a aquella expedición ninguna, los oficiales del empir no vieron con buenos ojos aquello, Cyprien se encerró en su camarote diciendo: "esto es una burla"

Creo que estoy a cargo ahora

Mis aves iban y venían inquietas, llegaban hasta donde se veían algunos botes de emergencia y volvían, lanzaban un grito de emergencia y volvían a emprender el vuelo, mire algo indecisa si ir o no con las naves, Devian dio la orden de acercarnos hasta los barcos que se veían a lo lejos, "solo una aereonave", aclaro mientras nos separábamos del grupo en el que andábamos. 

Cuando nos acercamos lo suficiente mire con lastima las pequeñas embarcaciones, rápidamente se comenzaron a subir hombres heridos y demás, Devian miro con mala cara todo

-¿Aun quieres ir?-pregunto él mirando el horizonte, seguí su vista, una mancha negra y larga se movía discretamente, sentí nauseas por un momento, Tache se poso en mi cabeza ululando intranquilo- Esto...deberíamos dar media vuelta e irnos.

-¡NO!-rugi por un momento- ¡EL EMPIR NO TIENE NI UN ALIADO!-agarre aire e intente tranquilizar mis nervios- bajaremos con banderas blancas, ofreceremos enmendar lo que estos idiotas hicieron y un tratado donde no quedásemos ni amigos ni enemigos

-...Puede funcionar, como no- anuncio una voz detrás de nosotros, vestía con las mismas ropas de mi padre, capitán seguro 

-D'Nemo-articulo Devian, observe como estaba cubierto de hollín y bufe

-No me basta con eso- dije mientras agarraba a Tache con una mano- Cuando llegue no quiero ver ni una gota de sangre en el piso, y aplicalo también con los heridos, no os quiero ver deambulando por aquí.

-Señorita, ya están listas las embarcaciones-informo alguien

Me di la vuelta y salte a una de las pequeñas embarcaciones, Tache revoloteo hasta posarse nuevamente a mi lado, eramos cinco botes en total, con un mínimo de cinco personas por bote y dos cajas en una de ellas, me quite los guantes algo nerviosa y me frote las manos, tache ululo a mi lado, todos observamos con algo de impaciencia la gran nube negra que se hacia cada vez mas grande. 

Respingue al ver a unos shinobis que estaban en nuestra pequeña embarcación junto a un rorin, ¿Como llegaron hasta aquí?

Ni idea

Tache misteriosamente se poso en la cabeza del rorin cuya mirada ardía en llamas.

-Seria mejor que se sentaran- dije algo confundida- No le hagas nada al pequeño, es su costumbre

-Le dije al capitan D'Nemo que...- interrumpí al rorin sin proponerlo

-Pero no estamos de parte de su embarcación-dije rápidamente- Entiendo, no, no entiendo, no sé que demonios paso haya, pero...No quiero que el empir tenga otro enemigo, ¡bandera blanca, luego me largo!- el rorin no quito la mano de su sable- Como bien sabrán nosotros somos enemigos de los bretoñicos y creo que ellos mantienen una que otra relación con el shogun...

-Ve al punto

-Ni enemigos ni amigos, es un trato, nosotros les ayudamos con lo que necesiten para recuperarse de este error y a cambio ustedes...- me quede pensativa por un momento, no podía pedir que ellos olvidaran esto, ¡era realmente horrible!- Ustedes no nos declaran la guerra...Piénsalo...si no quieres los recursos para tu gente, a cambio también te puedo abrir un pequeño camino para que se puedan infiltrar en las tierras de shogun, pero si tienen algo mejor en mente lo puedes enviar a través de Tache...Eso es un me largo de aquí-corte rápidamente,me voltié y di la señal para que nos retiráramos, cuando volví al ver al frente ya no había nadie, pero vi la silueta de mi pequeño Tache alejarse a toda prisa

Subi nuevamente a mi aeronave y me tire al suelo completamente estirada

-¿Y?-pregunto Devian

-Tache me cambio por un cualquiera- lamente dramáticamente

-Ahh...Agathe, ya volverá- animo Devian con la cara de "otra vez"- Lo mismo paso con Claire...

-Ni me lo recuerdes- me incorpore de un salto- Creo que no responderán hasta mañana, mantengámonos a buena distancia por si nos rechazan,  ¡a por comida!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Equivocado
El Primero y el Último
El Primero y el Último
avatar

Experiencia 50
Mensajes : 376
Puntaje : 554
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 01/01/2010

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Jue 6 Ago 2015 - 3:30

D'Nemo estaba en la aeronave de Cyprien... pero Cyprien estaba traumado y se negaba a recibirlo. Se ecnontraba a la merced de su hija que actuaba de forma inestable e infantil para su gusto. Darle la espalda temerosamente a los negociadores en medio de un trato para evitar escuchar su respuesta... era poco profesional.
Aunque era de suponer que él no podía decir mucho. Era peor que esa amateur: El comando de su expedición había sido tomado por una pasional que arruinó toda la misión e incluso se hizo matar. ¿Y el dragón? Los archivos de la misión decía que sólo el shogunato convocaba dragones, por eso se habían abstenido de atacarlos directamente hasta trazar una estretegia. Pero por otro lado ese era un ronin, es decir un samurai desertor... incluso quizás un ex-Daimyo... no eran tan de sorprender después de todo. Pero ellos nunca habían tenido tales informes. La inteligencia del Empir había sido incompleta. Ni siquiera los bretóñicos, maestros de la infiltración a otras naciones, debían saber aquello.
El capitán no debejaba de moverse quizás sin saberlo nerviosamente de un lado al otro, caminando y caminando en círculos. ¿Ex capitán? Quizás pudiera volver una de las aeronaves... ciertamente no la suya... y era seguro que los senadores le quitarían el rango y hasta quizás al volver lo ejecutaban. Tal vez era una suerte que Cyprien estuviera "poco dispuesto" después de todo. Al menos ahora, al revelarse que tenía razón, había recuperado el respeto de sus hombres. Salvo el enorme chichón en su sien y un pequeño corte de piel en la rodilla, había sobrevivido la batalla milagrosamente intacto.
- Debí haberme hundido con mi nave... -Se dijo a sí mismo, y en eso recibió un abrazo. Su primer oficial. Sobrevivió y acababa de bajar de un bote de emergencia.
- OH, D'NEMO, PENSÉ QUE LE HABÍA OCURRIDO COMO A MERSAULT!
Él sólo le reciprocó una palmadas en la espalda, incapaz de más dado su estado de ánimo. ¿Qué debía hacer? Todavía era el oficial de mayor rango y todos los ojos se posaban de nuevo en él. La chica Agathe, por más bienintencionada que fuera, y aunque sus acciones lo "salvaron" (contra su voluntad), sólo estaba comiendo con sus compadres. Aunque él trató de conversar con ella, parecía tratar de evadir el asunto a mano y concentrarse en que todo se resolviera sólo por voluntad. El puñado de francosos notables que venían de París estaban horririzados y shockeados, incapaces de hacer nada.
- Le burguesie... pf -Pronunció sutilmente Avignon en referencia a eso.- ¿Qué hacemos, capitán?

D'Nemo acababa de sopesar su responsabilidad y tomó una decisión solemne y triste:
- En el fondo yo soy culpable. Preparenme un bote y devuélvanme a la isla fortaleza. Me ofreceré y a mi vida como garantía de la neutralidad bienintencionada del Empir. Me convertiré en prisionero voluntario de los restauracionistas. Así la propuesta de Alöis Cauet tendrá respaldo, y el resto de ustedes estarán seguros.

Todos los que lo oyeron quedaron con los ojos muy abiertos, pero comprendieron también que era muy serio. Con una pizca de admiración y algo de compadecimiento por las cosas horribles que seguramente tendría que soportar a manos de esos oponentes iracundos, dejaron ir a D'Nemó en un pequeño bote con una bandera blanca improvisada de una venda manchada... cómo recibirían tal "emisario" de donde lo acababan de echar para que nunca regrese, era algo que nadie quería apostar.

* * * * * * *
Minutos antes en el ex-campo de batalla...



Los tripulantes francosos huían de la Feu deles Etoilles antes de que cayera directamente sobre el ala Este del palacio... pero en eso, de pronto, Megane sin cabeza se levanta. Y, de su torso, sale otra cabeza!

- N-no es posible! Brujería! -Grita el capitán de infantería, que ve el espectáculo macabro interrumpiso en su escape y cayendo en su trasero.

- No es brujería soquete... la otra cabeza era de cera. -
*señala la cabeza decapitada rodando en el suelo inestable para mostrar que no está hecha de carne humana sino de cera para vela* - Me la puse de mi mochila cuando el dragón con el ronin aterrizó, me había percatado en mis estudios de que los samurai aman decapitar a la gente tanto ritualmente como en combate... casi como nosotros con la guillotina... y de hecho ese era el propósito original por el que mandé a hacer ésta cabeza en París por si la necesitaba cuando volvía. *sonríe*
(para estar en una aeronave en llamas que se precipitaba en cámara lenta hacia el suelo y en medio de la destrucción reninante, la mujer parecía muy calmada)
- Usted es realmente una sóla de su clase... -Pronunció incrédulo el capitán de infantería.

- ¡No te quedes ahí mirando, idiota! Lleva a todos a la nave bretóñica conmigo... ¡Rápido! ¡Abandonen las naves incendiándo los depósitos de munición!

- Pero si hay sobrevivientes... D'Nemó...

- ¿LO VEN AQUÍ? ¡NO! ÉL NOS HA ABANDONADO, Y SE LOS ADVERTÍ, ¡YA ME OYERON! Ser capturados por el traidores nipones es peor que la muerte. ¡Ahora!

Volviendo a tomar firmemente sus muletas, se lanzó por una cuerda hacia la susodicha nave. Sus daños eran menores porque, a pesar de que su blindaje era inferior y sus cañones de menor calibre y calidad (al menos ante los ojos exquisitos de un Francés), los tanques de helio estaban contenidos en gran parte dentro del fuselaje y no al exterior, haciéndola, aunque más débil en batallas de aeronaves, mejor en escaramuzas rápidas; eso le había permitido sobrevivir con mejor integridad el ataque de dragón y los ninja. En un santiamén, los tripulantes más ágiles y guerreristas se encontraban en la cubierta maniobrándola en retirada.

- ¡No! No hacia atrás. Vamos por debajo de la isla, y hacia adelante. Nunca nos encontrarán. ¡Disparen los cañones con pólvora mojada, y sin balas!

- Pero señora... eso no causará daño alguno... sólo generará mucho hum... AAAAAAAHHHHH! -Se dió cuenta del pequeño artilugio el jefe de infantería.- ¡A la orden!

Las explosiones de humo sonaron a sincronía con las naves francosas detonando al caer y causando aún más daños a los terrenos palaciegos de la isla, y destroyendo irreparablemente casi toda pieza del motor y del equipamento. Ese era el procedimiento de emergencia más extremo en el repertorio del Empir. Tripulantes francosos que no habían podido escapar en botes de emergencia se arrojaron al vacío insondable de las nubes y el mar infinito debajo. El humo y el caos eran tales que hasta a ellos mismos les costaba ver a través de él. Pero los nipones y las demás naves ya no tenían forma; habían cruzado a la parte inferior de la isla.

- Siempre serán recordados como héroes... -Musitó Megane sobre aquellos a quienes había condenado, deliberadamente lo suficientemente fuerte como para que los demás pudieran oirla.- ¡A honrar su memoria! -Agregó rápidamente entrando a la cabina de mandos, y pasó unos minutos revolviendo papeles y otros documentos militares de la Gloriosa Bretaña que habían sido allí capturados.

- ¡Todo el poder a babor! Ya demostramos nuestra fuerza a los traicioneros nipones... ¡Ahora tenemos que saldar una cuenta con sus advenedizos patrones bretóñicos!

Los demás no lo sabían, pero la capitana Megane había encontrado un documento de gigantesca importancia para ella: Archivos Reales sellados por el gobierno de Elizabeth II sobre Arthur Tesla, que decían que el inventor podía crear prótesis electromecánicas y de hecho usaba una él mismo. Mersault había oido sobre su supuestamente breve presencia en la isla y estaba determinada a encontrar "su aeronave" y alcanzarla. La brújula de la aeronave bretóñica capturada de hecho estaba visiblemente influenciada por un potente campo magnético, y apuntaba directamente a él en lugar de al norte. "debe ser la nave experimental del tal Tesla, o incluso su brazo mismo que genera esa energía" -Se dijo la improvisada comandante del navío perdido en un extraño frenesí interno, del tipo que se tiene cuando se cree recobrar algo imposible- "Tengo esperanza... no sólo caminaré de nuevo, sino que correré, saltaré, ¡y patearé trop de culs si alguien se interpone en mi camino!"

______________________
"Si no riegas la planta, no esperes el fruto"


Última edición por Equivocado el Jue 6 Ago 2015 - 5:35, editado 3 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alkimia.webmmorpg.net
Ygdra
Alma del Bosque
Alma del Bosque
avatar

Experiencia 0
Mensajes : 109
Puntaje : 158
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 01/01/2010
Edad : 20
Localización : Anor Londo

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Jue 6 Ago 2015 - 3:47

ambientacion opcional:
 

Esa noche tuve mucho que pensar gracias al tal Arashi, no solo jacques D'Nemo se encontraba aquí, y con su nombre y su titulo ya imponía bastante respeto en medio archipiélago eyropeo, si no que aquel que me ha tendido la mano, viene de esos dichosos restauracionistas imperiales, que no solo traicionaron a su gobierno, bien pueda o no estar justificado, si no que rompieron sus alianzas con compañías bretoñicas y ahora parece que quieren clavar el mismo cuchillo al empir franco, un historial así da mucho de que pensar.

Mas mi pensamiento se vio interrumpido por una gran carga de CO2 en el aire, solo una palabra cruzo por mi mente en ese instante, fuego.

sin pensarlo mucho tomo la protesis y la conecto de nuevo a su posicion en el hombro y seguidamente mi mochila, al salir veo una escena totalmente sanguinaria, caballos galopando, pesadas armaduras cargando antorchas, casas en llamas, aldeanos corriendo, y en aquel puerto donde en su momento se encontro el barco que me trajo habia un enorme reptil, negro como la mas oscura de las noches y con dos enormes alas que se extendian como las velas de los barcos de nuestra armada, posaba sus garras como fieras cuchillas en el borde del acantilado, rodeado del cielo oscurecido por los pilares de humo creados por las llamas

Spoiler:
 

- Tesla-sama! -escuche gritar a la joven miko

- Ms haruka! -exclame totalmente aterrado-que sucede!

- El Damyo de estas tierras exige su presencia -dijo con preocupacion en sus palabras- se encuentra en las puertas del templo

- voy ahora mismo

al caminar hacia la entrada del templo solo podía pensar que aquella bestia se encontraba cada paso mas cerca, finalmente al llegar a las puertas del templo lo vi, esbelto y con una armadura mucho mas ornamentada que los cincuenta hombres formados tras el, me acerque junto a la miko y con la insolencia de un joven me dirigí hacia el

- Que demonios piensa que esta haciendo! -exclame con toda la fuerza que tenian mis pulmones

- Como osas hablarme asi Gaikoku (extrangero)

- por que un lord damyo ha venido a buscarme en persona!?

- Vengo en busca de aquellos inbeda(invasor) que saquearon nuestros templos

- pues llega usted tarde mylord -dije con una reverencia burlona- ya que ya he expulsado a esos insensato de su isla

- y por que he de creerte -dice con el orgullo de un autentico gobernante- eres un extranjero, y no podemos confiar en ti, ¡Soldados capturenlo!

uno de esos soldados en armadura pesada se acerco a mi con su lanza en mano, retrocedi un par de pasos apartando a haruka y tome el arma que horas atras habia tomado del capitan del navio y apunte con el al damyo

- Ms Haruka -voltee rapidamente a la miko que permanecia atras mio un instante- sal de aqui, busca al extraño con el que ayer compartí el té

- hi -asintio ella temerosa mientras empezaba a correr fuera de ese lugar

- Capturenla! -grito el damyo señalando a la miko, pero en cuanto unos pocos soldados partieron tras ella cayeron victimas del arma de fuego

- y tengo cosas peores preparadas -exclame mientras sacaba una bovina portatil que habia fabricado- asi que mas te vale concentrarte en mi

conecte la bovina a mi protesis y una ves colocada me dispuse a soltar una descarga eléctrica al rededor de mi brazo, impresionando a los soldados, el damyo acobardado ordeno a los todos los soldados a concentrarse en mi captura.
___________________________________

los rayos del amanecer atravesaban los agujeros de una jaula, llevada en una carroza de camino al castillo del damyo, herido y agotado, con mucha suerte habia conservado la protesis funcional, a pesar de que la bovina fue destruida, y todo lo que traia fue tomado por ellos

- nuevamente mi orgullo me mete en un lio -rei aun adolorido- justo como en las catacumbas francosas.

______________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.fanfiction.net/~hieeru
Rygnis
Administrador
Administrador
avatar

Experiencia 0
Mensajes : 176
Puntaje : 231
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 22/11/2010
Edad : 20
Localización : Perdido y sin GPS

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Jue 6 Ago 2015 - 13:53

El islote era presa del caos.

En cuestion de apenas un par de horas, francosos habian atacado precisamente mientras Arashi se disponia a negociar, el casillo se encontraba en llamas, habian "hundido" dos naves francosas, la tercera la sacrificaron sus mismos tripulantes, y lo que restaba de la tripulacion que no habia hudio con D'nemo, siguiendo a algun otro lider, habia escapado con la nave bretona, lo que tan solo les dejaba restos.

Y por si esto fuera poco, el fuego habia atraido a Samehada Taro, un daimio local, y su dragon negro junto a un pequeño sequito de sus samurai, lo que habia obligado al ronin y a su montura a refugiarse y esconderse para evitar un conflicto directo.

Y ahora, por si fuera poco, la miko que lo habia recibido el dia anterior en el templo, Haruka, le habia informado que en la confusion el shogunato habia capturado a Tesla, por lo que ahora su mejor oportunidad de perfeccionar la tecnologia japponesa se le habia escapado entre los dedos.

Arashi regresaba, aun furico, de atender a un vano intento de negociacion con una chiquilla enviada por los francosos, que ni siquiera se digno de esperar una respuesta directa. No importaba, no tendrian ningun trato. Ya habia hecho bastante perdonando la vida a D'nemo y sus hombres y dejandolos ir. No los perseguiria, pero Amateratsu los libre de que sus caminos no se cruzaran de nuevo.

Ordeno que se enviara un mensaje por paloma al navio que habia rescatado a las tropas de D'nemo con sus terminos finales. No les perseguiria, pero mas les valia no volver a cruzar sus caminos, o no garantizaria un buen desenlace. La lechuza (o buho, al ronin le costaba diferenciar una especie de la otra) se habia quedado con Arashi, asi que pidio un espacio en el aviario del templo, y le dejo un lugar ahi.

Durante un par de horas, Arashi, el gobernador y otros altos cargos pusieron orden y comandaron la extincion de los fuegos en lo que quedaba de la fortaleza, asi como los daños en el pueblo. Inmediatamente se empezó a trabajar en la reconstruccion, buscando materiales e identificando estructuras claves. Al mismo tiempo, se preparó un campamento para las gentes del pueblo cuyos hogares fueron quemados cerca de los espacios del templo, afortunadamente apenas dañados.

El mismo Arashi trabajaba en ello, con algunos de sus hombres, cuando algo empezó a causar revuelo en la entrada del templo. Al acercarse a ver que ocurria, vio algo que no habia esperado ver. Seis hombres mantenian al capitan D'nemo atado contra varios postes, y preparaban lo que probablemente seria una paliza publica. Arashi dio un paso al frente, desenfundando la wakizashi.

-¿Que haces aqui?- le preguntó al eyopeo.

-Vine a entregarme para asegurar el bienestar de lo que queda de mi tripulacion, Arashi- respondio -Espero que podamos al menos no enfrentarnos mas en el futuro, y estoy dispuesto a ser tu prisionero para ello-

-¿¡COMO TE ATREVES, MALNACIDO EXTRANJERO!?- vocifero el mismo capitan que desde un principio se habia opuesto a la presencia de los francosos en la isla -¡¡VAS A PAGAR POR CADA HOGAR QUE TU Y TUS HOMBRES QUEMARON HOY!!-

Se preparaba para cortarle por lo menos un brazo, pero su espada se encontro, por sorprendente que pareza con la wakizashi de Ryuuken.

-Capitan, comportese como hombre y no como salvaje- le reprendió el ronin -¿o acaso es como estos extranjeros que se entregan a la violencia sin pedirselo dos veces? su comportamiento nos averguenza a todos-

-Pero, Arashi-taicho...- el hombre se sentia confundido, pero Arashi ahora se concentraba en D'nemo.

-ya he dejado ir a tus hombres, y tienes mi palabra de que no los perseguiré. Pero hasta ahi llega mi oferta. Si vuelven a cruzarse en mi camino, si vuelvo a oir que francosos causan el mas minimo altercado, les hare pagar caro lo que le han hecho a mi pueblo hoy, y así se los he hecho saber- Arashi miraba fijamente a los ojos de D'nemo, dejando muy en claro el rencor que habia germinado ya.

-Lo... lo entiendo- respondió el francoso -aun asi, espero poder remendar aunque sea una minima parte de lo que ha ocurrido. No tenia que haber pasado, si tan solo hubiese consolidado mi mando...-

Hubo un momento de silencio que Arashi aprovechó para pensar. Una idea empezaba a formarse en su cabeza, una idea desesperada, pero que tal vez volvería a poner la balanza a su favor.

-Quiero que entiendas que lo que aqui has causado no puede arreglarse con meros ademanes- habló el ronin -Asi que tendras que pagarnos con acciones, y aun asi, puede que ni siquiera lleguemos a perdonarte jamas. Mi pueblo te repudiara, mis hombres no confiaran en ti, yo mismo mantendre mi espada apuntandote en todo momento... Dicho esto, hay algo que puedes hacer. Algo con lo que podrías ayudar a nuestra causa-

-¿De que se trata?- preguntó D'nemo, a lo que Arashi replicó acercandose a su rostro, para que nadie pudiera oirlo.

-Vas a ayudarme a rescatar a Arthur Tesla del shogunado-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Equivocado
El Primero y el Último
El Primero y el Último
avatar

Experiencia 50
Mensajes : 376
Puntaje : 554
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 01/01/2010

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Jue 6 Ago 2015 - 19:54

- Sí.

D'Nemo no podía hacer mucho más. Pero, un momento... Tesla estaba ahí? Y había sido secuestrado por el shogunato? Entonces le habían mentido sobre eso de que "los bretóñicos se habían ido": Su presentimiento seguramente había sido certero: Los nippones planeaban traicionarlos de todos modos. Estaban trabajando con sus enemigos a sus espaldas. Además, los ninjas preparados y el dragón lo demostraban. Quizás simplemente los atacaban por la espalda cuando salían. De repente, el capitán sintió que se sacaba un gran peso de encima: Seguramente no era tan culpable. Quizás incluso Mersault no tomó la peor decisión (tal vez hubiera sido peor ser atacados desprevenidos en vez de dar el primer golpe). Aunque ahora no podía hablar con ella sobre eso: Había sido asesinada a sangre caliente por el tal Akashi.

Quizás luego de rescatar al científico bretón podía conseguir más información sobre los verdaderos planes...

Antes de salir y con Akashi esperándolo afuera, D'Nemo escribía algo disimuladamente dentro de su bolsillo con una pluma miniatura. Entonces, mira al buho y le susurra con movimientos de labios. Sabía que era un animal excepcionalmente inteligente y estaba entrenado para poder leerlos en comandos específicos. Los servicios especiales francosos los utilizaban para ese tipo de misiones.
- Quatre-vingt-neuf
Ese ave se lanzó entonces directo sobre él a su espalda.
- AH, ME ATACA! QUÍTENMELO! - le dijo a sus captores, y ellos lo ahuyentaron. Tache voló y voló, yéndose por la puerta abierta y perdiéndose a la distancia.

Llevaba firmemente en sus garras un mensaje secreto garabateado de forma apresurada...
Spoiler:
 

__________
Off: Hubiera preferido esperar a otros antes de volver a contestar pero el mensaje de Ryu estaba estructurado como esperando a mi respuesta xD

______________________
"Si no riegas la planta, no esperes el fruto"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alkimia.webmmorpg.net
Oniu
Administrador
Administrador
avatar

Experiencia 400
Mensajes : 53
Puntaje : 53
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/08/2014

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Mar 11 Ago 2015 - 20:34

-¿Ajá?

-Ajá…

-Bien, ya sabes no hagas nada estúpido que nos pueda poner en peligro- informo Cyprien mientras se recostaba en su escritorio- ¿pero qué digo? Devian, no dejes que haga nada estúpido que pueda poner en riesgo su vida

-¡Pero eso es imposible!- interrumpí llevándome las manos a la cara dramáticamente- Y no es idiotez, es vivir la vida a su máximo esplendor…

-Lanzarse de la cubierta de la nave no es vivir a máximo esplendor Agathe- ahora me interrumpe Devian

-D’Nemo se va lanzar desde la isla… ¿Y yo no puedo jugar una inocente broma?-pregunte dolida

-Él nunca dijo que se iba a lanzar desde la isla, no lo dijo, ¿verdad?-la cara de Cyprien fue de fotografía

-No lo específica, igual, hay que estar pendientes, dijo que traería algo- agrego Devian caminando a la salida del camarote

-¿Sera seda?- indague emocionada por la idea de tener seda, no sabía que quería de ella, pero la quería.

-No te hagas ilusiones- corto Cyprien- ¿Cuánto falta?

-Nada realmente, la nave ya está posicionada- Devian miro por un momento la isla, luego desvió su mirada a lo bajo de la isla- Vamos, Ailes de la Mort espera con ansias nuestra llegada.
Me despedí de Cyprien y de los demás oficiales rápidamente.

Una cuerda sobresalía de la nave invitando a quien sea a bajar por ella, me ajustes los guantes y antes de darme cuenta ya me deslizaba unos cuantos metros debajo de la aeronave principal, solté la cuerda para luego saltar a una cubierta negra como el carbón, los detalles de plata y bronce iban y venían por las barandillas de los pasamanos que conectaba con el camarote principal y subiendo un poco más arriba una de las “carnadas” que tenía la preciosa nave, no era más que una rueda grande que no giraba, el 
timón se manejaba desde otra parte.

Me ajuste los guantes mientras veía que todo estaba bien, era una nave algo grande para lo rápida y escurridiza que era, había visto esta misma nave escapar tantas veces de los potentes cañones del empir  casi sin daño alguno y tantas veces la eh visto robar a las ágiles naves bretoñicas que cuando quieren atacar ya está casi a una milla de distancia (vale tampoco así, pero va lo suficiente rápido como para que no se le dé alcance fácilmente)
 
-¡Nave a la vista!- informo rápidamente un hombre que yacía en el carajo con un telescopio- Es bretoñica- volvió a informar, bajo rápidamente por una cuerda, se comenzó a ver un pequeño ajetreo en el lugar, solo esperan la señal para atacar- Parece que lo manejan una flota del empir

-Inmovilícenlos- ordenó Devian sin vacilar

-Pero señor…

-Por el amor al cielo, no les estoy pidiendo que los maten, solo inmovilícenlos, desde abajo, ahora.-Será mejor que comiences a ver por ese periscopio.

Me encogí de brazos y me dirigí al camarote principal, ya faltaba poco para el crepúsculo y la nave no se veía más que otra nube vagando, todavía me sorprendo de las maravillas que tiene esta nave.

No tuve que esperar mucho tiempo cuando oí que la puerta del camarote se abría

-Mira, podemos usar esto-una voz femenina inundo toda la sala seguido de unas hojas que caían al escritorio, no quite el ojo de encima- Ves, esto es importante Devian, con esto…

-Estas alterada Mersault-respondió él, tan tranquilo como siempre-Relájate un poco, ya van a la nave de Cyprien…

-¡Pero capitán Devian!-se quejó la mujer

-Ahora las cosas del empir- dije separándome del periscopio un poco; “oink” un mini pig entro de la nada al camarote, hice una mueca y la agarre cuidadosamente – No nos compete, no ahora…Toma- le cerré la boca antes de que pudiera decir algo y le dí al mini pig en brazos- ahora serás su dueña y lo cuidarás, lucharas para que el honor del empir no caiga en la miseria y para que no lo conviertan en tocinetas

-Agathe quiere decir que vayas a hablar con Cyprien, prácticamente esta con casi toda la junta militar, ellos batallarán, nosotros solo les abriremos caminos
Mersault asintió satisfecha por lo que oía de boca de Devian, ¿por qué a él le salían también los tratos?, la chica salió con los papeles ordenadamente recogidos y su mini pig pisándole los talones.

-¿En serio les vamos abrir camino?-pregunte algo sorprendida


-Claro que no, tenemos que infiltrarnos en el shogunato primero- Devian se aseguró de que no hubiese nadie cerca- Esperemos que llegue el momento debajo del borde… ¿De dónde salió el puerquito?-me subí de hombros ante su incógnita- Nunca me acostumbro a esta nave



-Magia- dije con un tono de misterio- Yo grito- Devian salió del camarote dejándome sola a mi y a Galop, ahora será mi nuevo compañero, ya que en cuando Tache llegó, se fue solo dándome un suave mordisco en la oreja. Ya era el segundo búho que perdía de aquella manera, seguí viendo distraídamente el caos que los cañones de aquella mujer Mersault había hecho.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Equivocado
El Primero y el Último
El Primero y el Último
avatar

Experiencia 50
Mensajes : 376
Puntaje : 554
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 01/01/2010

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Sáb 22 Ago 2015 - 12:37

Off: Bueno, está un poco confuso, pero supongo que no tengo otra opción xD

Por lo que entendí...

Agathe y Devian salieron con una nave más pequeña de la nave principal que había traido Cyprien (la nave más pequeña sería la "Ailes de la Mort" y es muy rápida)
Se supone que con ésta es con la que me rescataran. Técnicamente el capitán de ésta nave es Devian que actúa algo así como el "niñero" de Agathe (xD por la expresión :P)

PERO en el camino se encontraron con la nave bretóñica de Mersault, la recogieron, ella les insistió con los documentos bretóñicos, le hablaron
Y ahora ella está por salir con su nave a ir a la nave de Cyprien para "discutir las cosas militares", es ésto correcto, Oniu ?

(quiero estar seguro antes de responder xD)


Igualmente, Coold podría continuar su lado en el secuestro del shogunado sin importar ésto por ahora, así como Rygnis la misión de rescate en la que estoy participando por ahora (?)

______________________
"Si no riegas la planta, no esperes el fruto"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alkimia.webmmorpg.net
Oniu
Administrador
Administrador
avatar

Experiencia 400
Mensajes : 53
Puntaje : 53
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/08/2014

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Sáb 22 Ago 2015 - 23:01

Off: no es una nave mas pequeña precisamente, si es cierto que no es mas grande que la nave de Cyprien, pero, si tiene su tamaño...un momento eso quier decir que las aereonaves consta acaso para la capacidad de 200 personas?? o  algo así, eso debe ser una ballena :/, ah y con las indicaciones de Mersault entre en pánico y era evidente que la tendría que conseguir abajo en la isla, asi que la mande donde la pueden tratar bien y escucharla con atención...
Y para terminar...No sabria si darte la razon o no sobre Devian, eso es todo lo que dire en mi defensa 

Me declaro inocente de cualquier cargo(?) \(°n°)/
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Equivocado
El Primero y el Último
El Primero y el Último
avatar

Experiencia 50
Mensajes : 376
Puntaje : 554
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 01/01/2010

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Lun 24 Ago 2015 - 14:59

Off: Sinceramente no pensé en el tamaño "Estandar" de las aeronaves, pero sí que normalmente cada aeronave lleva una tripulación de unas docenas... aunque puede alojar muchas más si el momento lo requiere, tal y como sucede en los barcos reales.

Las aeronaves que comandaba D'Nemo serían medianas en comparación porque estan en una misión colonial y además mantenida en secreto frente a los bretóñicos,
yo imaginaba a la de Cyprien más grande especialmente porque llevaba toda esa gente importante y así. Por eso pensé que si la de Devian era tan rápida debía ser más pequeña pero veo que me equivoco :P y todo ésta conversación debería haberla preguntado en el offrol xD

Ahora sí a continuar... aunque la falta de actividad de Coold y Rygnis hará que tenga que hacer sus partes por ésta vez?  :pac:

____________________________

El corazón de D'Nemó, tan agobiado hace unas horas, ahora se sentía con una determinación tranquila. Su traje sucio de hollín, los detalles dorados chamuscados, el pequeño ornitóptero en su bolsillo, él podía sentir todo, incluyendo el frío viento que azotaba a esa isla de nippón. El verano estaba terminando. Siguió al ronin con solemnidad tratando de no prestarle atención a la inclemencia del clima, aunque oia truenos lo cuál presagiaba una tormenta.

- Al menos -Dijo Akashi mientras caminaban- espero que eso apague los incendios que provocó tu gente!

- No hablemos de eso. Tenemos una tarea a mano. -Le espetó el capitán- ¿Por qué no traes tus hombres?

- Las fuerzas del shogunato son numéricamente agobiantes para todos nosotros, creo que deberías saber eso. Vamos en una misión de infiltración. Además no estoy sólo, los mejores de los míos nos siguen en las tinieblas. ¿Acaso no estás entrenado para eso?

El francoso titubeó. En verdad no lo estaba, al menos no de esa forma ni en ese escenario. No era un ladrón ni un asesino silencioso, sólo un oficial más apto para las batallas convencionales y la mesa de negociaciones subsecuente, o viceversa, que para éste tipo de misión.

- Te pregunté, ¿Estás dispuesto sí o no? -Insistió el nippón.- No puedes tener dudas, lo haces o no lo haces. No lo intentas. Como Samurai, nos enseñaron que la forma de no temer a la muerte es ya considerarse hombre muerto. Si temes es mejor que ni siquiera estés.

- ¿Temor? Já. Cuando estés en una batalla contra cuarenta naves bretoñicas y veinte hispañolas, conocerás lo que es el temor. No, sólo dudo cuál es el plan.

- Yo crearé una distracción, tú te llevarás a Tesla. -Asertó secamente su improvisado compañero.

A D'Nemó eso le pareció paradójico. ¿no sería eso contradictorio con los intereses del jappones? "Arriesgarse él, y mandarme a buscar el premio... o está loco, o le parece que como garantía valgo más. ¡No importa! De cualquier modo, salgo ganando"

Se dividieron mientras caía el crepúsculo. Las tropas del daimyo habían hecho un campamento tan grande que apenas entraban en esa parte de la isla; habían tiendas hasta prácticamente el borde, cosa impensable para un Eyropeo promedio. Pronto muchas de ellas estaban en llamas, víctimas de algún pervasivo agente incendiario. "parece que a él tampoco le molesta tanto 'quemar a su pueblo' " Rió irónicamente D'Nemó por dentro. Pero no había tiempo, se ocultó tras las sombras y atacó a donde los espías ninja habían señalado estaba aprisionado arthur. Sacó una pequeña navaja suiza mecánica de su bolsillo interno de chaqueta de capitán; tocando un par de botones minúsculos zumbó el mecanismo de relojaría y salió una filosósima navaja vibratoria. Cortó con ella la tela de la carpa y allí lo vió. Estaba visiblemente preocupado, pero cuando el bretóñico lo observó abrió muy grandes los ojos. No era precisamente alivio ; el capitán no perdió el tiempo. Con violencia fría y calculada empuñó el filo hacia el bretóñico, ese adversario del imperio advenedizo. Las pupilas del ex jefe de flota destilaban una determinación quirúrgica, y el inventor se preguntó si ese era el día de su muerte. En unos instantes de intenso acuchillamiento estaba... libre de sus cuerdas y ataduras.

- Vamos, espero que puedas correr con ese enorme brazo de metal -le dijo su rescatista mientras lo guiaba afuera de la carpa, donde se escuchaba el rechinar de espadas en el campo de batalla. Ese Arashi y sus hombres debían estar causando toda una conmoción.

- Más rápido que tú, parece que tuviste un mal día. -le replicó jocosamente el científico mientras se burlaba del rígido, despeinado y algo quemado cabello de quien lo había liberado.

- No tan fuerte que nos pueden oir... sígueme.

Lo llevó lejos del centro del campamento y ya se escuchaba a lo lejos el volar de flechas, hasta que los vieron y casi les alcanzan. Tesla usó su brazo como escudo y la madera encantada de las flechas del shogunato rebotó apenas dejando mella.
- Espera, adonde vamos?
Se acercaron al borde y una vez allí viendo D'Nemó lo que había abajo, sin mediar palabra... lo tomó del cuerpo y se lanzó con él al vacío!

Descendieron en lo que para el desconcertado bretóñico era una agonía suicida y final, pero pronto su caída fue enlentecida por nubes de aire caliente y vapor de agua, e impactaron contra los enormes y relativamente suaves globos de helio de la Ales de la Mort...
- ¡Ahora serás un invitado de honor del Empir Francophone!

* * *

Arriba, la Miko observó pasmada la escena. Por los ocho millones de espíritus, ¿Qué acababa de ocurrir? Había sido designada por Arashi para vigilar a D'Nemo, saltando en forma de kitsune entre árbol y árbol, pero ahora habían ido hacia, hacia... ¡hacia la nada!
pero no podía darse el lujo de dudar; habiendo regresado a su forma humana y su flecha espiritual rebotada tan inútilmente como las del shogunado. No podía fallar; quedaba una sóla cosa. Invocó la protección de los espíritus del aire con un papel de kanjis adherido a su espalda, e inmediatamente se lanzó tras ellos, en la más absoluta incertidumbre...


D'Nemó estaba orgulloso de haber caído perfectamente, con su pierna y flexionando de manera inmediata las rodillas; el techo de la nave había sido especialmente amortiguado para recibirlo e incluso un par de tripulantes estaban allí. Se levantó con parsimonía, sintiendo que había recuperado del todo su dignidad e incluso "dándole una mano" para ponerse en pie a su "adquisición". Pero tanta pompa y ceremonia tuvo que ser interrumpida por un gigantesco dolor, un escozor en los pulmones y los huesos y la repentina realización de que estaba siendo aplastado por suave seda y un cuerpo femenino. La Miko había caido justo sobre él. Lo que significaba que había pasado las batallas casi ileso sólo para caer en un accidente ridículo.
-Agathe, je besoin d'un médecin... -Balbuceó sacando una mano de abajo de la chica, con los dedos en posiciones no convencionales.

______________________
"Si no riegas la planta, no esperes el fruto"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://alkimia.webmmorpg.net
Rygnis
Administrador
Administrador
avatar

Experiencia 0
Mensajes : 176
Puntaje : 231
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 22/11/2010
Edad : 20
Localización : Perdido y sin GPS

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Lun 24 Ago 2015 - 18:29

Sin embargo, en respuesta a la suplica de D'nemo llegó una voz que no esperaba oir.

-Creo que necesitas algo mas que simple medicina-

Arashi entonces se reveló desde las sombras en las que se habia ocultado. A su vez, numerosos shinobi y dos tengu hicieron lo propio, mostrando ademas a numerosos miembros de la tripulacion atados y custodiados. Particularmente, Agathe se hallaba a menos de un par de metros del ronin, a su izquierda, y Devian estaba atado con otros tres algo mas lejos.

Mientras se recomponía, Arashi ayudó a levantarse a la joven miko, que dudaba de donde pararse en aquel enredo.

D'nemo, aturdido, intentaba comprender la situación.

-No entiendo... no estaban..?-

-¿Creando una distraccion? ¿realmente crees que traje un escuadron entero de shinobi solo para una simple distraccion?-

El ronin dio un paso al frente.

-Te estaba dando una unica oportunidad de resarcir todo el daño que has causado. Yo no inicie este conflico, solo trato de resolverlo. Por mi, te habrias marchado de nuestra isla con viento favorable, quiza con mas, y nuestros caminos no se hubieran enfrentado. Te di una oportunidad... y tu acabas de lanzarla por la borda-

-¿que no iniciaste este conflicto? ¿y entonces que significa eso de aliarse con un breton mientras negociabas con nosotros?-

-Yo no les cerre la puerta. Tu velas por la gloria de tu tierra, yo debo asegurarme de que la mia viva para ver otro amanecer ¿acaso no buscarias la mejor forma de proteger a los tuyo si estuvieses en la misma situacion? te considero un guerrero capaz, y como tal te he tratado desde el principio. No te he traicionado-

En eso, una puerta se abrió de golpe tras ellos. De una cabina, emergió Mersault pistola en mano, gritando improperios. Disparó contra Arashi, exclamando:

-MUERE, MALDITO SALVAJE-

La explosión puso a todos a bordo en tesion. Pero los reflejos del nipón eran veloces, y antes de oir la detonación ya tenia la mano en su espada, la desenvainó y dividió el proyectil en dos con un simple ademan de la mano, de tal forma que sus fragmentos no le hicieran daño.

Mientras, la miko  habia lanzado un rapido conjuro paralisante sobre Mersault, quien cayo al suelo inmovil, soltando de paso la pistola.

Un shinobi se acercó a Arashi, informandole que si permanecian ahi mucho tiempo, el shogunado no tardaria en encontrarlos. Asintiendo, se dispuso a terminar sus asuntos.

-Tesla-san- dijo, dirigiendose al breton -Mi oferta sigue en pie, y me complaceria mucho darle tiempo de considerarla. Quiza esta no es ya la region pacifica que era cuando llegó, y no es que entonces lo fuera, pero en nuestros dominios al menos estara mejor que aqui ¿vendrá con nosotros?-

-Si lo pones de ese modo, y tomando en cuenta que el plan de rescate en teoria es suyo, supongo que no puedo decir que no- replicó el breton, ahora de pie ayudado por la miko.

-Bien, me alegra oirlo. Shinobi, haiaku ikuze!- ordenó el ronin. Sus hombres, agiles y silenciosos, le ayudaron a volver a tierra, así como a Tesla y a la miko. Una vez ahí, Arashi volvió a ver una ultima vez la aeronave de los francosos... y sin vacilar dió a ejecutar la orden que ya habia preparado de antemano.

Y asi... uno a uno, todos y cada uno de los cables que sostenian la embarcación a los globos de helio fueron cortados hasta solo quedar unos pocos sosteniendo todo. Varios de los mas pequeños se alejaron flotando, e inexorablemente, la aeronave empezó a descender hacia el mar de nubes.

Literalmente, los habia dejado a su buena suerte.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Oniu
Administrador
Administrador
avatar

Experiencia 400
Mensajes : 53
Puntaje : 53
Reputación : 7
Fecha de inscripción : 21/08/2014

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Lun 24 Ago 2015 - 22:18

-Vaya, yo pensaba que iba a luchar-dije mientras me sobaba las muñecas Devian miraba al cielo observando como nos hundíamos lentamente MUY lentamente

-¿Lo bueno?-pregunto de la nada, voltio a ver a D'Nemo a quien lo atendían con algo de frialdad luego sonrió y volvió a mirar al cielo-¿Quien sera? Seria una lastima decapitar a alguien

-No llueven cabezas del cielo Devian- intervino un tripulante algo asi como la mano derecha de Devian

-Ojala si- dije mientras me apoyaba a la barandilla de la nave, vi como algo grande y redondo caía al lado mio manchando todo de un liquido algo cálido y a la vez viscoso, Galop se poso a mi lado derecho sus garras estaban llenas de sangre igual que su pico-Que cosas

Me voltie y vi la cabeza de alguien en el piso, que cosas, esto debe ser cosa del destino, una tras otra comenzaron a caer rodando por la negra madera cabezas con rasgos franceses y nippones, la nave comenzó a ascender rápidamente hasta llegar a la altura de la isla y la atravesara casi al ras del suelo, una patrulla seguramente del shogun se quedaron quietos por lo que pude ver, sonreí de oreja a oreja al ver la expresión de sus caras algo así como un...

-Imposible- D'Nemo se paro con esfuerzo mientras veia algo impactados las cabezas en el piso, tenia el rostro mas blanco, y a tumbos rápidamente pudo llegar hasta nosotros- ¿Que esta pasando? Esto es...¡Una maravilla!

-Nunca pensé que el Empir poseyera tales naves- lo interrumpió Mersault con dificultad 

-No, el Empir no posee esta clase de "naves"- de un rápido movimiento el teniente de Devian inmovilizo a D'Nemo y a Mersault en el suelo, este observo detenidamente mientras avanzábamos y continuo hablando- Esta nave, no existe, y ustedes lo tendrán en mente si quieren vivir 

-¡Traîtrise!-vocifero indignada Mersault 

-A ella la matamos primero, creo que no podrá mantener su bocota cerrada- dije mientras los observaba 

-¿Cyprien sabe de esto?-pregunto D'Nemo

-Que lo sabe, claro que sí, pero no sabe que su hija es pirata, ah quizas, nunca atraparon al asesino de Cale, ¿verdad? es una lastima- Devian piso la mano entablillada de D´Nemo, este ahogo el grito el cual mi halcón respondió emplumandoze todo- ¿Tenemos un trato? Tu vida por tu silencio, no, por tu servicio

-¿Como es posible? ¿Como ocurrió? ¿Por qué hacen esto?- el ambiente entero se tenso, todo el movimiento de la nave se paralizo de la nada, note como la presión que ponían sobre ellos desaparecia no por completo- El Empir trabaja con la comundidad...

-Solo los utilizan por sus propios intereses- intervino Devian- Que de su egoísmo se beneficien un pequeño grupo de personas, ahh, es un bien "comunal" cuando todavía hay sectores que necesitan ayuda, tss, nosotros no somos tan diferentes en cierto aspecto, solo que nuestras acciones si tienen un mejor efecto que el del empir o el de la bretoñica incluso- Devian hizo una pausa- No vale la pena, ustedes no han visto y creo que no han pasado por lo que alguno de nosotros a pasado, se los diría todo de una vez pero hasta que no me asegure que son de confiar no lo haré

-Agathe tu no has movido ni un musculo...

-¿Por qué tendría que hacerlo?- pregunte mirando molesta, oí como la madera crujió suavemente a mis espaldas- Si no fuera por ustedes yo no estaría en una nave como esta, ni yo ni Devian, claro, Ailes seguiría atrapada en aquel bosque frondoso, pero esa historia se las contare en otra ocasión, claro, si es que viven para contarla

-¿A donde nos dirijimos?- pregunto molesta Mersault

-A juzgar como se esta moviendo la nave...mmm, quizás un lugar donde nos metamos algo en problemas, ah- mire el paisaje que se extendia, navegabamos entre nubes, quizás ascendimos y yo ni cuenta me di- Tal ves vayamos a Mullín, o quizás un lugar que no conozcamos
------------------------
La oscuridad se comenzó hacer presente en el cielo haciendo prácticamente invisible la nave, ya hace un día que paso esa conversa y aún así la nave continuaba con su suave andar 

-¿A donde nos llevas pequeña?- susurré mientras acariciaba distraidamente la madera, Galop se poso en mi hombro y luego en mi cabeza- Pesas mucho, hace tiempo que dejaste de ser un pichón- dije mientras me lo apartaba de la cabeza.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rygnis
Administrador
Administrador
avatar

Experiencia 0
Mensajes : 176
Puntaje : 231
Reputación : 10
Fecha de inscripción : 22/11/2010
Edad : 20
Localización : Perdido y sin GPS

MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   Lun 24 Ago 2015 - 23:20

off: ...

.
.
.

... Creo que hablo en nombre de todos los foristas presentes en esta historia al preguntar

¿Que?

¿mataron a los francosos o a los nipones?

¿Agathe es capitana pirata?

¿Como diablos se levanto la nave? ¿De que otras naves hablan?

¿El shogunado hizo que?

No entiendo nada :lol: :P :wink:
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!   

Volver arriba Ir abajo
 
Aeromundo: ¡Jappón bajo asedio!
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Primer paso para ampliar el Malba bajo una plaza
» Subamos bajo el manto de la luna [Priv. Alanriace B./ Sakura H.]
» Caminando bajo las hojas
» Bajo el último rayo del sol [Priv. Daniel kurosaki]
» ~Bajo sábanas de gloria~ (Diario)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Alkimia: El Último Rol - La comunidad abierta para rolear :: Más Allá :: Otros Mundos-
Cambiar a: